SIGUE DESAPARECIDO EL PRODUCTOR DE CORTADERAS, MIENTRAS AUMENTA LA TENSIÓN SOCIAL

SIGUE DESAPARECIDO EL PRODUCTOR DE CORTADERAS, MIENTRAS AUMENTA LA TENSIÓN SOCIAL

(Apuntes de San Luis).- Al cumplirse el tercer día desde que desapareció de su hogar el productor de Cortaderas, la Justicia y las fuerzas de seguridad intensifican la búsqueda, en medio de una fuerte tensión social por la presión de amigos y familiares que no dejan de manifestarse en la vía pública, con movilizaciones y cortes de ruta, como el que volvieron a protagonizar en la tarde de hoy martes.

Por manifestaciones de un testigo, que inicialmente fue detenido, Jesús Alejandro Ochoa (35), a quien lo conocen como “Bebo”, falta de su hogar desde el pasado sábado 27 de marzo por la tarde, cuando presuntamente dos personas encapuchadas se lo llevaron a la fuerza.

La denuncia fue radicada por la hermana del damnificado en la Subcomisaría N° 22 de Cortaderas, dándose intervención al Juzgado de Instrucción Penal a cargo de la Magistrada Patricia Besso.

Numerosas dependencias policiales trabajan en la zona, efectuando exhaustivos rastrillajes. También se llevó a cabo una inspección ocular y un allanamiento en el lugar del hecho, con secuestro de elementos de interés para la causa. Entre ellos se encuentra el celular de Ochoa, que será peritado por el Departamento de Delitos Complejos del Poder Judicial.

Asimismo, se tomaron varias declaraciones testimoniales, se pidió informe de los pórticos lectores de patentes y se dio aviso a los puestos limítrofes para evitar un posible egreso de la provincia.

En esa línea, la Jueza Patricia Besso informó que conforme los resultados que se obtengan, se dispondrán nuevas medidas a fin de dar con el paradero de Ochoa y determinar los motivos de su desaparición.

Por otro lado, se informó que el testigo clave, después de estar 24 horas prestando colaboración en sede policial y en el lugar donde fue secuestrado «Bebo», fue liberado.

Ivana Ochoa, la hermana del productor, confirmó que la policía aún no tiene ninguna pista, por lo que reclamó que se intensifique los operativos de rastreo.

Baqueanos de la zona se sumaron en la tarde de ayer al plan de búsqueda.

¿HECHO DELICTIVO?

La desaparición de Ochoa fue vinculada a un posible hecho delictivo por la declaración de un testigo, que dio aviso a la familia.

Según el mismo, cuando volvía de hacer unas compras en el pueblo vio a dos personas encapuchadas, con posible pasamontañas, en una casa abandonada. Ese testigo asegura que le avisó a Alejandro Ochoa, -que supuestamente en ese momento cortaba leña-, sobre los encapuchados. Ambos se acercaron hasta la casa abandonada y allí Ochoa fue víctima de los delincuentes.

El testigo contó que él pudo escapar porque se escondió en unos “yuyos altos”, desde donde vio cómo golpeaban a Ochoa y se lo llevaban. Por eso la familia habla de “secuestro”.

La hermana de la víctima, Ivana Ochoa, le aseguró a los medios que su hermano es una persona que vive en una «casa humilde, que cría animales de granja y que anda en bicicleta, porque ni siquiera tiene automóvil».

Una hipótesis que se baraja es que pudiera tratarse de un intento de extorsión para que firme la venta de su propiedad, dado que se encuentra en una zona rural cuya tierra tiene una elevada cotización, para emprendimientos inmobiliarios.

(Apuntes de San Luis)