SE AGRAVA LA SITUACIÓN EN CHACO Y RESISTENCIA VUELVE A LA FASE 1 DE LA CUARENTENA

SE AGRAVA LA SITUACIÓN EN CHACO Y RESISTENCIA VUELVE A LA FASE 1 DE LA CUARENTENA

Es la tercera provincia en cantidad de casos y el Gran Resistencia tiene más del 95 por ciento de los contagios. Recomiendan no viajar.

(LPO).- Más allá de la preocupación por el crecimiento de los casos de coronavirus en el Área Metropolitana de Buenos Aires, la situación en el Chaco se sigue agravando y la ciudad de Resistencia volverá desde la semana que viene a la fase 1 de la cuarentena.

Así lo anunció esta mañana el intendente Gustavo Martínez, un peronista enfrentado con el gobernador Jorge Capitanich, que ayer afirmó que "no se puede volver atrás" con las fases. "Es una discusión cerrada", advirtió el ex jefe de Gabinete, aunque Martínez rápidamente lo desautorizó.

"La ciudad debe volver a una cuarentena más estricta. Tenemos que tomar medidas y volver a fase 1. La situación es extremadamente complicada. La posibilidad de contagio se ha disparado", afirmó el intendente de la capital provincial. "No podemos esperar más porque la situación se puede transformar en tragedia", alertó Martínez en referencia a la posibilidad del colapso del sistema sanitario. 

LPO dio cuenta días atrás de la gravedad de la situación en Chaco, que es la tercera provincia en cantidad de contagios superando a distritos más grandes como Córdoba o Santa Fe. La cantidad de contagios sigue en aumento: hasta este jueves se contaban 675 confirmados, con 38 fallecidos.

De esa suma, 549 contagiados se registran en la capital provincial, algo más del 81 por ciento. Pero si se cuentan los distritos del Gran Resistencia (Barranqueras, Fontana y Puerto Vilelas) la suma llega a 644 y representa más del 95 por ciento de los casos de la provincia.

Ante este panorama desde el gobierno de Capitanich recomendaron a los habitantes del interior provincial que no viajen a la capital "si no es extremadamente necesario". El intendente Martínez, por su parte, anunció que suspenderá el servicio de transporte público.

En los últimos días, los casos se dispararon por un brote en el asentamiento Gran Toba de la capital, donde habitan mayoritariamente pueblos originarios y las condiciones son muy precarias. Hay más de 100 casos confirmados y ocho muertes.

El brote en el Gran Toba es el tercer salto de casos en Chaco desde el inicio de la pandemia. El primero fue por contactos estrechos con personas que volvieron desde el extranjero y no respetaron la cuarentena. El segundo fue por contagios dentro del sistema sanitario, donde hay alrededor de 200 casos.

Como contó LPO, en Chaco apuntan a la falta de controles del gobierno de Capitanich para que se cumpla la cuarentena y también a la falta de insumos básicos y elementos de protección para el personal médico. La preocupación por el sistema sanitario es mayor si se tiene en cuenta que al mismo tiempo ya suman 2616 casos de dengue.