SAN LUIS PODRÍA TENER UN DIPUTADO NACIONAL MÁS

SAN LUIS PODRÍA TENER UN DIPUTADO NACIONAL MÁS

(Por Eduardo Gargiulo).- Así podría ser si queda en firme un fallo de la Cámara Nacional Electoral, a partir del planteo presentado por un elector cordobés referido a la representación proporcional de acuerdo a la población.

Tras la decisión de la CNE de instar a que se modifique la composición de la Cámara baja y a menos de un año del inicio del proceso electoral para las PASO 2019, se abrió la discusión sobre cuántos diputados debería haber.

La Cámara Nacional Electoral (CNE) instó a modificar la composición de Diputados al considerar que actualmente no está adecuada a la representación que le corresponde a cada provincia y, a sólo un año del auge electoral que comenzará el año próximo de cara a la presentación de los candidatos para las PASO 2019, ya está dado el puntapié inicial para la discusión en torno a cuántos deberían ser los integrantes de la Cámara baja.

Según la opinión del investigador del Conicet sobre la representación distrital en la Cámara baja y docente de la Universidad de San Andrés Diego Reynoso, si se siguiera el decreto del represor Reynaldo Bignone del '83 sobre cómo se reparten los escaños en el marco del contenido del artículo 45 de la Constitución Nacional, la Cámara baja debería pasar de tener 257 a 324 diputados.

Si la decisión fuera en ese camino, los grandes ganadores del nuevo reparto serían las provincias de Buenos Aires (+30), Córdoba (+6), Santa Fe (+4), Mendoza (+4) y Salta (+4), mientras que el resto oscilarían entre seguir con la misma cantidad de representantes y sumar alguno más.

Es el caso de nuestra provincia que, según este cálculo, le corresponderían 6 y no 5 legisladores en la Cámara Baja de la nación.

Sin embargo, siguiendo la misma hipótesis que se desprende de la asignación de escaños según el decreto ley 22.847/83 en simulación por el censo 2010 realizada por Reynoso, hay un distrito que sería el gran derrotado: la ciudad de Buenos Aires que gobierna el PRO perdería cuatro diputados.

No obstante, el especialista consultado por ese medio sostuvo que el número "óptimo" de diputados nacionales, como ocurre en otros países federales, debería ascender de 257 a 288, y no a los 324 que surgirían del cociente de asignación de la dictadura. Según esta alternativa del reparto, no se "beneficia" a nadie, sino que se deja de "perjudicar" a algunas provincias.

"Si, además, se consideran los límites superiores e inferiores dentro de los cuales se podría aceptar el tamaño (576 como máximo y 144 cómo mínimo) los valores calculados en las diferentes potenciales asignaciones (mínima de 251 y máxima de 324) se encuentra dentro del rango aceptable", explicó.

"Esto es una decisión que hay que tomar hace rato, porque los cambios demográficos desde 1983 a hoy son muy notables. Pero además, se podría sancionar una ley que modifique la forma de asignación. No solo tenemos un rezago de actualización demográfica de la representación, sino que también se puede revisar el decreto de (Reynaldo) Bignone del '83, sobre cómo se reparten esos escaños", expresó el especialista.

En la misma línea, Reynoso señaló: "Según los datos del censo del 1980 se reparte un diputado por cada 161.000 habitantes o fracción no menor de 80.500 a los que lo superen y a eso se le agregaron tres más por provincias, sin base de población, igual, pero se puso un piso de no menos de cinco, para que los que no alcanzaran el piso, se les agregaran más, como Santa Cruz o Tierra del Fuego".

Para Reynoso, tras el fallo de la Cámara se podrían hacer "varias" modificaciones, como quitar el plus de tres o mantener los cinco mínimos, o actualizar solo a los distritos que les falte. "Es un juego que hay que discutir en el Poder Legislativo. Ya es importante que se discuta que la representación rezagada", consideró.

(twitter.com/ApuntesSL)