MACRI LE SIGUE LADRANDO AL ESPEJO

MACRI LE SIGUE LADRANDO AL ESPEJO

(Por Luis Novaresio-Infobae).- El macrismo puro se auto infligió su derrota material y formal. Y la conferencia de prensa del presidente a 24 horas de los comicios fue una nueva puñalada en el medio de su pecho.

Si no hay antecedentes de un presidente reconociendo su derrota sin un solo dato oficial en la noche de ayer, menos de un candidato que pierde una elección y le pide autocríticaa los ganadores. No hay remate.

Macri, el que fue sacudido con los 15 puntos más de Alberto Fernández, le acaba de reclamar al kirchnerismo que cambie, que se modifique, que sea otra cosa distinta a lo que lo llevó a ganar.

Con total tranquilidad se podría deducir que el presidente le achaca a los que votaron al Frente de todos que provocaron la devaluación del dólar y el aumento del riesgo país de hoy.

Mauricio Macri habló esta tarde junto a Pichetto (foto Gustavo Luis Gavotti)

No es que la política económica de Cambiemos o el modo de ejercer el poder (de paso: no va a haber ni un cambio de gabinete) generan zozobra e inestabilidad. Es que la gente vota distinto a lo que al presidente le parece es anti institucional y desestabilizador. "Hay que escuchar más", dijo la gobernadora Vidal unos minutos antes. Se ve que Macri no opina ni parecido a ella. En esto y en tantas cosas.

Mauricio Macri, Marcos Peña y Durán Barba, para todos los que conservan una base de racionalidad, son los principales responsables de los 15 puntos de diferencia a favor de los Fernández y del papelón para que la ciudadanía se enterase. Salvo para Macri, Marcos Peña y Durán Barba que le ladran al espejo.

Ya se sabe que las formas de las cosas pesan mucho, casi a la par que el fondo de ellas. Por eso, el pedido de que cambien los que ganaron y no él mismo o el disparatado modo de comunicar los resultados de las primarias el domingo a la noche no son sino otro signo de la negación de la realidad con el que el oficialismo se manejó en campaña y, cómo no, en buena parte de su gestión política.

Analicemos este último hecho como laboratorio de inducción ante lo dicho en conferencia de prensa de este lunes. Horacio Rodríguez Larreta celebró su triunfo sin un sólo dato oficial al que pudiesen acceder sus votantes. A los pocos minutos, el presidente de la nación, la máxima garantía de la legalidad y de la igualdad ante la ley en una república, hizo lo propio confesando la derrota. Se reitera para que quede más enevidencia: el presidente dijo "perdimos" sin que nadie (salvo él, evidentemente) supiera el resultado oficial.

No es verdad que la demora en la aparición de los datos tuviera que ver con la sana decisión de María Servini de pedir un 10 por ciento de sufragios escrutados en CABA, Provincia de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe. ¿A qué hora se tuvieron esos guarismos? ¿Cuándo supo el presidente de su derrota? ¿Pudo no saberlo sin tener en cuenta mucho más que el 10 por ciento de la provincia? Si había demora en provincia, ¿no correspondía el Interior lo hiciera saber luego de una y media de espera desde las 21? Uno de los lo mejores ministros de Macri falló. Rogelio Frigeriobrilló, él o un funcionario de tercera línea, por su ausencia explicando lo que ocurría minuto a minuto.

Si Macri habló reconociendo la derrota sin saber los números apelando a su mero olfato, el problema de la administración central oscila entre lo grave e inexplicable. Si lo hizo teniendo un acceso privilegiado a los datos, atropelló el derecho de todos a conocer un dato esencial en la transparencia republicana. El presidente no tiene derecho mejor que cualquier lector para saber de qué se trataba el escrutinio. Corre el rumor, bien fundado, que el presidente quiso reconocer el mal número sin que las pantallas de los canales de noticias remarcasen que eran 15 puntos de diferencia. Esta teoría se prueba con la aparición, casi en modo Epifanía, del 46 por ciento de todos los sufragios cuando el primer mandatario dejó el escenario y nos mandó a dormir, salvo a Carrió que creyó que la invocación bíblica debía tener espacio en el escenario de la derrota.

Sin embargo, el fondo de la cuestión es más potente. El modo de pensar la política de la administración fue la autora del triunfo de Fernández -Fernández. Mauricio Macri ganó las elecciones en 2015 por un mix de razones: la mala situación económica vivida en el segundo período de CFK, el hartazgo de la negación de la realidad y la corrupción del kirchnerismo y el natural ciclo de las alternancias de cualquier democracia seria. Macri decidió basar su modo de gestionar sosteniendo vivo el fantasma de lo que estaba mal. Haciendo repiquetear día a día el cuco de la anterior presidente y describiendo lo que vendría como el deseo de un opuesto al fantasma del pasado reciente. Su épica hacia el futuro sólo fue una exhibición en continuado de la película del pasado. Raro modo de soñar hacia adelante atornillado a una pesadilla pasada.

La gestión económica de Cambiemos y su consecuencia social fueron malas. Inflación, desocupación, actividad, pobreza por encima de lo dejado por el fantasma revivido por el PRO. Al pedido de sacrificio para todos apenas se le contrapuso una promesa sin fecha cierta (segundos semestres, lluvias de inversiones, lo peor ya pasó) tan opaca, si no inverosímil, y sin atisbo de concreción real. Cristina perdió en 2015 por una mala gestión y por el desprecio a la realidad simbolizada en el "si no les gusta, formen un partido y ganen las elecciones". Macri recibió en las PASO 2019 el castigo después de fracasar en mejorar la calidad de vida de las mayorías y subirse a un innecesario ego de "este es el único camino". Tan elemental como eso.

Las PASO fueron cualquier cosa menos que una primaria (no hubo una sola interna presidencial), nada abierta (cada uno votó en su espacio), casi nada simultánea (muchos adelantaron los comicios) y obligatoria por deseo de ir a votar más que por el temor a la sanción. Los comicios fueron la primera vuelta. Con semejantes resultados, cuesta entender cómo se cambiarían los resultados. Quien voto a Fernández ahí se quedará. Lo propio con Macri. No hay diferencia de votos que permitan aspirar a colectar desencantados.

Macri lo hizo. Se apoyó en el dogmatismo de los despreciadores de la política y se encerró en sus propios fanáticos que no quieren ver que, para muchos, aterró más el presente y la imposibilidad de ver al futuro que el fantasma revivido como única herramienta de construir realidad. Pedirle a los que ganan que cambien, es una imagen 4D de ese error.