MACRI CONVOCÓ A LA CRISTINA KIRCHNER AL DIÁLOGO POLÍTICO – LE PROMETIÓ UN DEBATE ABIERTO

El Gobierno envió hoy una carta firmada por el presidente Mauricio Macri en la que convoca a los principales dirigentes opositores, incluida la senadora Cristina Kirchner, gobernadores, empresarios, sindicalistas y a la Iglesia, a sumarse al acuerdo de diez puntos que el oficialismo busca consensuar para "despejar algunas de las dudas que existen sobre nuestro país".

La ex presidenta evitaba por estas horas dar definiciones sobre el acuerdo y aguardaba la convocatoria del oficialismo, que acaba de concretarse esta tarde.

Fuentes del Instituto Patria, sin embargo, adelantaron a la agencia NA que si el contenido del listado de compromisos fuera el que se divulgó en los medios sin correcciones sustanciales, no hay forma de que se pueda acompañar. Y agregaron que si el documento refleja "la agenda del FMI" entonces no lo van a firmar porque "el país necesita otro rumbo, otras políticas para salir adelante".

Consultadas acerca de qué pasaría si la convocatoria fuera a "agenda abierta", algo que está aclarado recién en el último párrafo de la carta, tras la enumeración del decálogo oficial, las fuentes evitaron dar pistas y señalaron que "no hay nada definido".

Agustín Rossi dijo que si el gobierno convoca a la ex mandataria para rubricar el acuerdo "así como está, seguro no la va a firmar", pues, dijo, "es la hoja ruta de trabajo del FMI, para los mercados y no pensando en el pueblo argentino". Agregó que "el supuesto temor a Cristina" de parte de los mercados "es un invento del gobierno".

La invitación del Jefe del Estado contenida en la misiva señala que "estos puntos no son un plan de Gobierno, ni una propuesta electoral, ni un contrato de adhesión" a los puntos que trascendieron públicamente la semana pasada y finalmente fueran formalizados hoy.

Además de la ex presidenta, entre los destinatarios están incluidos los peronistas Daniel ScioliMiguel PichettoSergio MassaJuan Manuel Urtubey y Roberto Lavagna, todos ellos con intenciones de competir por la Presidencia de la Nación.

También están los gobernadores de todas las provincias, las iglesias Católica y Evangélica, el Centro Islámico, la DAIA (representación política de la comunidad judía), la CGT y los empresarios del Foro Convergencia, el Grupo de los 6, la Mesa de Enlace, la Asociación Empresaria Argentina (AEA), la CAME y el Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina (IDEA).

La mayoría de los dirigentes recibió con beneplácito pero con matices la iniciativa de Macri. Lavagna, que hoy expuso en un ciclo de charlas organizado por el diario Clarín en el museo MALBA, dijo que "dialogar siempre es importante. La sociedad argentina no se caracteriza por su capacidad de diálogo, así que cuando hay oportunidad de diálogo hay que aprovecharla".

Igual manifestó que los diez puntos que propone el Gobierno nacional son distintos a los suyos, que presentó este fin de semana y que "están centrados en la producción y el trabajo".

Lavagna también confirmó que Macri lo llamó el viernes pasado e intercambiaron "opiniones no muy distintas de las que habíamos tenido dos meses y medio antes, cuando le recordé que había una distancia grande en términos de entendimiento, porque de un lado hay un enfoque casi exclusivamente de ajuste financiero, y del otro, el nuestro, es de cómo se movilizan los recursos naturales, humanos y de capital que tiene Argentina".

En tanto, Scioli reveló que "anoche me llamó el presidente Macri. Siento que ante esta delicada situación tiene que prevalecer la responsabilidad, sin mezquindades, sin especulaciones electorales (...). Hay que hacer todos los esfuerzos posibles para llevar tranquilidad y previsibilidad".

El gobernador Urtubey manifestó su respaldo al llamado y, aunque sostuvo que "debió haber sido más temprano", destacó la importancia de debatir entre todos los sectores porque " Argentina necesita volver a mostrar confianza" ya que "dialogar significa tener madurez política".

En tanto, el senador Pichetto apuntó que el diálogo entre las distintas fuerzas políticas "es un camino que hay que profundizar y en el que hay que avanzar". Pero a la vez advirtió que "si se le incorpora un componente electoral de ventaja política" el acuerdo "se va a distorsionar y va a fracasar".

Massa había dicho el fin de semana sobre el acuerdo que "la Argentina necesita políticas de Estado, no marketing electoral", y antes había reclamado la convocatoria "a todos los líderes, incluida Cristina Fernández", lo cual hizo hoy el gobierno.

Desde el Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT), el candidato presidencial Nicolás Del Caño rechazó la convocatoria "a espaldas del pueblo" y planteó discutir la salida de la crisis mediante "una asamblea Constituyente libre y soberana".

La dirigente del GEN Margarita Stolbizer calificó de "poco serios y limitados" los 10 puntos impulsados del PEN y adelantó que si la llaman desde el Poder Ejecutivo se "sentaría a dialogar, pero no sobre esa agenda" que, desde su mirada, "ignora la realidad del país".

El siguiente es el texto completo de la carta del Presidente de la Nación: 

"La Argentina ha logrado a lo largo de los años algunos acuerdos básicos que permitieron fortalecer nuestra democracia. El consenso democrático que cerró las puertas a experiencias autoritarias, la Asignación Universal por Hijo, el rechazo a la violencia política, la alianza estratégica con el Mercosur, por dar algunos ejemplos.

Pero claramente hemos tenido problemas para acordar sobre cuestiones básicas de nuestro desarrollo económico. Nuestra historia en este tema ha tenido muchos fracasos, convirtiendo nuestro país en una paradoja mundial por la falta de desarrollo y la pobreza pese a nuestros recursos y nuestras potencialidades.

Por ello, cada vez que se acerca un proceso electoral, existen muchas dudas sobre nuestro futuro. Los argentinos y el mundo quieren tener más claridad y certeza de que hemos podido dejar de discutir algunas cosas que ya no se discuten más en la mayor parte de los países.

Por eso le quiero pedir que pueda expresarse sobre estos diez puntos que consideramos imprescindibles para despejar algunas de esas dudas que existen sobre nuestro país.

Estos puntos no son un plan de gobierno, ni una propuesta electoral, ni un contrato de adhesión. Son una invitación para que podamos despejar algunos temas esenciales de nuestras discusiones. Confío en que desde la madurez democrática podremos dar una muestra de acuerdo que nos permita darle mayor tranquilidad a los argentinos.

1. Lograr y mantener el equilibrio fiscal, tanto en la Nación como en las provincias.

2. Sostener un Banco Central independiente en el manejo de los instrumentos de política monetaria y cambiaria, en función de su principal objetivo que es el combate a la inflación hasta llevarla a valores similares a los de países vecinos.

3. Promover una integración inteligente con el mundo, trabajando para el crecimiento sostenido de nuestras exportaciones.

4. Respeto a la ley, los contratos y los derechos adquiridos con el fin de consolidar la seguridad jurídica, elemento clave para promover la inversión.

5. Creación de empleo formal a través de una legislación laboral moderna, que se adapte a las nuevas realidades del mundo del trabajo sin poner en riesgo los derechos de los trabajadores.

6. Reducir la carga impositiva nacional, provincial y municipal, empezando por los impuestos distorsivos.

7. Consolidación del sistema previsional sostenible y equitativo que dé seguridad a los jubilados actuales y futuros.

8. Consolidación de un sistema federal transparente que asegure transferencias a las provincias no sujetas a la discrecionalidad del Gobierno Nacional de turno.

9. Asegurar un sistema de estadísticas profesional, confiable e independiente.

10. Cumplimiento de las obligaciones con nuestros acreedores.

Desde ya que estamos abiertos a escuchar agregados o aportes que usted considere que refuercen el mensaje de previsibilidad que podemos dar, ya que esto implica el inicio de una conversación abierta".

(Fuente: BAE Negocios)