LOS 400 MIL DÓLARES “FUGADOS” Y POSIBLES SANCIONES ESTÁN EN LA AGENDA DEL PARTIDO JUSTICIALISTA PARA ESTA SEMANA

Los 400 mil dólares que el sector que conduce Adolfo Rodríguez Saá extrajo para sí de la cuenta partidaria del banco de la Nación Argentina están en la lupa de las autoridades del Partido Justicialista afectadas por el enojo y una enorme irritación por lo que hoy podría conocerse las acciones a seguir a partir de ese episodio.

De eso hablarán con la prensa las autoridades justicialistas en la sede partidaria de Caídos en Malvinas a media mañana de hoy.

Lo cierto es que con la intervención y gestiones favorables de un juez y la gerencia de la sucursal bancaria, Adolfo Rodríguez Saá se hizo de una importante cantidad fondos del PJ sanluiseño, estimado en unos 400 mil dóalres, lo que provocó un elevado malestar en Alberto Rodríguez Saá quien habría instruido a la máxima dirigencia partidaria a avocarse al tema en forma urgente e iniciar las acciones que correspondan. Abogados, escribanos, apoderados y las principales espadas políticas del albertismo se encuentran de cabeza en ese urticantes asunto. Pedir cuentas del hecho al propio Adolfo R. Saá y por cierto a las autoridades bancarias serán acciones que podría llegar hasta a autoridades bancarias nacionales.

En la agenda de quienes conducen ahora el Partido Justicialista, con cambio de autoridades en el Consejo Provincial, se sumaría a posibilidad de aplicar fuertes sanciones que incluirían algunas desafiliaciones.

Las sanciones recaerían en los intendentes, legisladores y dirigentes que concurrieron al gobierno nacional en pos de fondos para los municipios cuyos intendentes se encuentran alineados junto al senador Adolfo R. Saá.

En el seno del albertismo están convencidos que la entrega de esas partidas a los municipios adolfistas constituyen un pago de favores con el ojo de la memoria puesta en aquel quórum que diputados nacionales de San Luis le brindaron en el congreso nacional al gobierno macrista el año pasado lo que permitió tratar y aprobar el presupuesto nacional.

Pero no todo queda allí. Nada es gratis, sostienen en la sede del PJ. Con alguna dosis de suspicacia observan con agudeza si esta atención de la Casa Rosada a los caciques municipales adolfistas días pasados no sólo define una cercanía indisimulada con Mauricio Macri, sino que también pueda implicar una eventual acción del sector que conduce Adolfo en connivencia  con el gobierno nacional, incluso hasta algún tipo de acuerdo con el tándem Poggi-Ponce, a la hora de las elecciones gubernamentales de junio.

Si las relaciones estaban deterioradas, el episodio de los 400 mil dólares y los recientes favores económicos de Macri a los reductos comunales adolfistas elevó el calibre de la crispación, las diferencias y la distancia entre los hermanos y sus respectivos seguidores.