“LAS FALENCIAS DE GESTIÓN NO SE TAPAN HACIENDO DENUNCIAS PENALES”, RESPONDE UCELAY

“LAS FALENCIAS DE GESTIÓN NO SE TAPAN HACIENDO DENUNCIAS PENALES”, RESPONDE UCELAY

Lo afirmó el  secretario General del Sindicato de Obras Sanitarias Mercedes, José  Ucelay, a raíz de la denuncia que interpuso contra su persona y contra Claudio Bustamante, el Administrador de la empresa, Luis Gil, “por amenaza agravada por el uso de arma”.

(Por Eduardo Gargiullo).- El dirigente expresó que “es realmente ridículo el escándalo que se ha generado y el ataque contra mi persona y los compañeros, que interpreto es la respuesta que hemos recibido por haber reclamado la estabilidad de una docena de compañeros que  continúan contratados y a los que se amenaza con despedir”.

Aclaró que debieron recurrir ante “Relaciones Laborales, porque nos cansamos de reclamar ante el administrador y el propio intendente, sin haber obtenido ningún tipo de respuestas. En otras ocasiones esto se acordaba en una mesa de diálogo, pero la falta de criterio para resolver esta cuestión, nos obligó como sindicato a accionar en protección de los derechos de los compañeros, que hace más de un año se encuentran en situación de precariedad laboral”.

Con respecto a la denuncia por amenaza, indicó que “se trata todo de un gran malentendido que se ha aprovechado para agrandar, con el objetivo de desprestigiar al sindicato y a quienes lo conducimos”.

– ¿Podría comentar cómo surgió esa foto?

Sí, hasta da cierta risa. El viernes pasado, al terminar la jornada de trabajo, decidimos con los compañeros compartir unos choripanes. Justo ese día se conocían las declaraciones de Gil diciendo que iba a bajar los sueldos para aumentarle a los compañeros de menor categoría. En ese marco a uno de  ellos se le ocurrió como una broma hacer el cartel que aparece y sacarnos una foto. Nos pusimos todos y faltaba Claudio  (Bustamante), que  estaba en la  parrilla. Entonces vino corriendo y se puso para la foto. No hubo ninguna intención de amenazar a nadie. Es más, como está a mi espalda ni me había dado cuenta que tenía un cuchillo.

– La explicación que Ud. da parece hasta inocente, pero en el Municipio no lo tomaron de ese modo …

La denuncia penal es una excusa para tapar las falencias de esta gestión. Pretenden responsabilizar a los trabajadores por el pésimo manejo de la empresa. Pero yo le pregunto: si se desbordan los efluentes cloacales y están los tres camiones averiados y no los arreglan, ¿es culpa nuestra? Mire que le hemos avisado variados veces, incluso por notas. Si se  rompe la planta potabilizadora del dique Vulpiani, contratan una empresa y lo hace mal y deben contratar a otra. ¿Es culpa nuestra?. Le doy sólo dos ejemplos pero tenemos mucho más.

– En el Municipio sostienen que el sindicato no colabora y permanentemente pone palos en la rueda.

Eso es absurdo. Si eso fuera cierto, el personal  técnico no hubiera entregado en  mano 12 proyectos de infraestructura para mejorar el servicio. Eso fue hace apenas dos semanas. Lo pidió el propio intendente Frontera para presentarlo en la provincia y obtener recursos para financiar las obras.  Y  los técnicos que lo habían preparado lo entregaron sin ningún problema. ¿Y fíjese cuál fue la respuesta que recibieron?  Que les van a bajar los sueldos… Es de locos.

– El Administrador cuestiona la abultada planta de funcionarios que tiene la empresa, y los elevados sueldos, que consumen la mayor parte de la recaudación.

Está totalmente confundido. Los que son realmente funcionarios son 3, no 45 como dijo. Los tres que nombró el intendente: Luis Gil, Yamil Moncalero y Walter Libaak, es decir, el administrador y los dos coordinadores. El resto, que confunde con funcionarios, son gerentes o  jefes, todos en planta permanente bajo convenio  y empleados de carrera, con 20 años o más de antigüedad, que han ido ascendiendo jerárquicamente, de acuerdo a lo que indica el escalafón. No puede decir alegremente que les va a bajar el sueldo, porque eso viola el convenio de trabajo que rige la actividad. Además, no es que va a perjudicar a los jefes, sino a todos porque cada empleado anhela poder ascender y ocupar un mejor lugar. Cuando leo esas cosas confirmo que realmente el administrador no entiende nada  o está muy mal asesorado. ¿Sabe lo que más duele? Que esta gestión es peronista. No puedo entender que estén planteando reducir sueldos, porque eso es igualar para abajo. Si lo hubiera planteado el Pro lo entendería…

– ¿Qué va hacer frente a  la denuncia penal?

Contestarla, claro. Jamás tuvimos intención de amenazar a nadie. Imagínese, tengo más de 50 años y nunca me denunciaron por ningún delito o por ejercer violencia. No tengo un solo antecedente penal. Esto que ha hecho Gil es intentar  mancharnos, instalar como que el gremio es una mafia o algo así. Si piensa que  de ese modo, defenestrándonos, no va a callar, se equivocó. Vamos a seguir reclamando que se cumplan los derechos de todos los trabajadores y a defender el convenio que nos rige. Escuché por ahí que están buscando privatizar la empresa o pasársela a San Luis Agua. Tal vez todo esto sea para preparar el terreno para algo así. De todos modos no lo van a poder hacer por decreto, deberán enviarlo para que lo analice el Concejo Deliberante.

– En el punto al que se ha llegado, ¿hay algún margen de acuerdo o la guerra está declarada y no hay vuelta atrás?

Nadie está en guerra, al menos por nuestra parte. Esta gestión ha elegido judicializar algo que no era más que un reclamo gremial. Subieron la apuesta  atacándonos  por los medios. Nosotros callados no vamos a quedarnos. Creo que todo esto que están haciendo es ridículo. Por ahora estamos analizando cuál es el propósito de este ataque que estamos recibiendo. Después veremos los próximos pasos.