EN VILLA MERCEDES DETIENEN A UN HOMBRE POR VIOLAR LA CUARENTENA Y RESULTO SER UN LADRÓN

EN VILLA MERCEDES DETIENEN A UN HOMBRE POR VIOLAR LA CUARENTENA Y RESULTO SER UN LADRÓN

El lunes a las 10, el hombre de 32 años fue indagado por la jueza Penal 3 Mirta Ucelay por “Hurto calificado por escalamiento”. 

Pero, asesorado por la defensora oficial Eliana Pradel, se abstuvo de declarar y solicitó una prórroga de la detención de 8 días. Cuando ese plazo se cumpla, Ucelay resolverá si lo procesa o no por ese delito. Según trascendió, no es la primera vez que Ortiz pasa por la experiencia de una detención y una indagatoria, dado que ya carga con antecedentes penales, en su mayoría por robos. Según las averiguaciones del personal de la Comisaría 36ª, apenas se alzó con lo que pudo tomar de una vivienda del barrio El Criollo. 

Nicolás José Ortiz evitó perder el tiempo. Vendió todo lo que pudo del botín, en su mayoría herramientas de trabajo, y hasta empezó a darle uso. Se calzó un par de zapatillas deportivas que había robado del domicilio y salió a caminar por el barrio Eva Perón II. 

Ese simple detalle que, en cualquier otro momento no hubiera determinado una aprehensión policial, lo terminó de poner al descubierto. La Policía lo demoró por violar la cuarentena dispuesta para evitar la propagación del coronavirus y, mientras estaba en la seccional, lo notificaron de que también quedaba detenido por un hurto ocurrido esa madrugada. El hecho que podría significar otra mancha en su historial sucedió la madrugada del domingo en Vicente Dupuy al 600 y lo sufrió la familia Luna Nogueira, contó la oficial principal Daniela Kamorovsky, subjefe de esa seccional. De acuerdo a lo que pudieron constatar, el delincuente que entró en la vivienda lo hizo luego de escalar un enrejado. 

Y fue lo suficientemente sigiloso como para no despertar a las víctimas. Pero no fue ambicioso: solo se llevó lo que halló en una especie de taller que hay en el domicilio. “Una bicicleta rodado 26, una caja de herramientas, un taladro y unas zapatillas Nike”, detalló Kamorovsky. Alrededor de las 9, María José, la dueña de casa, hizo la denuncia. “Hicimos un par de averiguaciones y a través de tres testimonios logramos ubicar a un hombre que casualmente había sido demorado durante la siesta por el personal de la Comisaría 40ª por violar el decreto nacional”, relató. 

“Luego, con otros testimonios de vecinos que lo habían visto, recuperamos el resto del botín, que estaba en un baldío de las inmediaciones”, dijo la oficial principal. El taladro robado, en cambio, fue devuelto por la persona que se lo había comprado a Ortiz.