EL GOBIERNO PLANEA APROBAR LA LEY DE LA DEUDA LA SEMANA QUE VIENE EN DIPUTADOS

EL GOBIERNO PLANEA APROBAR LA LEY DE LA DEUDA LA SEMANA QUE VIENE EN DIPUTADOS

El proyecto entró a las 18, el martes en comisión y el jueves en el recinto. Primeras reuniones de JxC para definir una postura. Los bloques chicos, la nueva apuesta para aprobarla rápido.

(LPO).- La Cámara de Diputados trataría la ley para renegociar la deuda el jueves 30 de enero, la primera vez en 18 años que el Congreso abrirá sus puertas en el primer mes de año. 

La definición la tomó Sergio Massa a las 18 horas, cuando llegó a la Cámara baja el proyecto que había anunciado esta mañana el ministro de Economía Martín Guzmán.

El martes 28 se debatiría en comisiones y el jueves se llevaría al recinto. El miércoles, en el cronograma que circuló por los pasillos de la Cámara baja, se reservaría para una larga reunión de labor parlamentaria, en la que Massa buscaría fijar las condiciones de otra sesión maratónica que podría incluir otros proyectos.

Quedó pendiente la suspensión del pacto fiscal ya aprobado en el Senado y el lunes Alberto anunciaría varios proyectos económicos para discutir a la brevedad.

La oposición esperó el texto con ansiedad en varias reuniones de reencuentro, organizadas originalmente para la sesión que iba a realizarse este miércoles y Alberto pidió suspender.

Guzmán limitó a 0,1% las comisiones para los bancos que participen de la reestructuración

Por la tarde, en el quinto piso del edificio anexo se vieron las caras los diputados del PRO, al mando de Cristian Ritondo, donde se plantearon los temas de agenda referidas a posibles proyectos sobre energía y campo, que una horas antes había enviado a sus representantes de las entidades agropecuarias a reunirse con referentes de Juntos por el Cambio. 

Las principales espadas legislativas de la UCR tuvieron su convite en la sede del Comité Nacional, coordinada por el diputado y presidente Alfredo Cornejo.  "No sé qué van a enviar, porque la ley de emergencia habilita a manearse a gusto", repetían varios de los diputados opositores que caminaban por el Congreso este miércoles. Recordaban que la ley de emergencia había facultado a Alberto Fernández para sortear el recinto para casi todos los temas.

El proyecto, finalmente ingresado, empodera a Guzmán para llevar adelante la negociación de la deuda y prorrogar la jurisdicción extranjera para conseguir la adhesión de los bonistas, a quienes se les ofrecería un nuevo plan de pagos por quitas.

De todas maneras, aclara que la sesión de soberanía no incluye la sesión de bienes como reservas del Banco Central, activos dentro o fuera del país o de agencias gubernamentales.

Guzmán también podrá designar asesores financieros y determinar épocas, plazos y métodos de los nuevos títulos públicos, pero en ningún caso podrá pagar comisiones por encima del 0,1%, un límite más bajo que el que propone el proyecto de ley presentado por el senador Adolfo Rodríguez Saá.

Massa no piensa en los votos de JxC sino en los dos bloques chicos que en diciembre le garantizar la emergencia económica: el interbloque federal, integrado por diputados cercanos a Roberto Lavagna y Juan Schiaretti; y el de Unidad para el desarrollo, presidido por el excéntrico José Luis Ramón.

La Casa Rosada los viene cuidando. El ministro de Economía fue bendecido con muchos cargos para funcionarios afines en los organismos del Estado, mientras que el gobernador de Córdoba fue recibido por Eduardo "Wado" De Pedro y Máximo Kirchner para repasar sus inquietudes y la agenda parlamentaria.

El Senado no trae mayores problemas, con una sólida mayoría del Frente de Todos coordinada por Cristina Kirchner, a cargo del Poder Ejecutivo hasta el retorno de Alberto Fernández de su gira por Europa. 

En la Cámara alta no es posible dictaminar un proyecto y tratarlo al día siguiente sin una mayoría de dos tercios, que sólo puede garantizar Juntos por el Cambio. Durante el debate de la ley de emergencia, le regalaron una semana al Gobierno sentándose en el recinto para habilitar la sesión, motivo de una fuerte discusión entre el jefe Luis Naidenoff y Martín Lousteau.