EL GOBERNADOR DESMINTIÓ QUE CONDICIONE A SU HERMANO CON EL DIVORCIO

EL GOBERNADOR DESMINTIÓ QUE CONDICIONE A SU HERMANO CON EL DIVORCIO

(Por Eduardo Gargiullo).- Poco  afecto a salir a responder o aclarar algo a los periodistas, dominado por  la bronca esta vez Alberto Rodríguez  Saá no dudó en enviar una carta al diario La Nación, a las  pocas horas de la publicación, negando  los términos de una nota de apenas dos renglones pero que le provocó profunda indignación.

“Rodríguez Saá le pide a su hermano que se divorcie”, titulo su  comentario el periodista Jaime Rosemberg, del diario La Nación, en la sección Solo en Off, dedicada a chimentos políticos o rumores,  las más de las veces incomprobables, parecida de algún modo a la Mesa 5 que suele publicar El Diario de la  República desde hace años.

Dentro de otros análisis sobre política nacional, el columnista afirmó:

“Nada parece imposible en San Luis, la provincia que los hermanos Alberto y Adolfo Rodríguez Saá manejan con mano de hierro desde 1983. La pelea entre el gobernador y el senador y ex presidente llena de preocupación a los intendentes del PJ, temerosos de que la división en el peronismo derive en una derrota electoral a manos de Claudio Poggi, el año que viene. Así se lo manifestaron al gobernador en una reunión reciente, cónclave del que se fueron más preocupados de lo que llegaron.

«Con mi hermano puedo acordar, claro. Pero primero que me traiga su acta de divorcio firmada», habría bramado Alberto -según los testigos-, quien considera a la actual esposa de Adolfo, Gisela Vartalitis, la responsable final de las discusiones familiares que llevaron a los hermanos del poder en San Luis a ser rivales en las últimas dos elecciones”.

– No pueden mentir de esta manera. Esto no lo puedo dejar pasar, reprochó el mandatario. Acto seguido se puso a escribir de puño y letra la respuesta, que posteriormente un colaborador tipeó y envió vía correo electrónico al propio periodista, para luego hacerla trascender al periodismo local.  La misiva no es agresiva, más bien está redactada en tono coloquial, solicitando en la  parte final -elípticamente- el derecho de réplica.

(Apuntes de San Luis)