CAYÓ MAL EN LOS MERCADOS LA FALTA DE DEFINICIONES DE MARCOS PEÑA

(LPO).- Dio una conferencia de prensa pero no especificó el monto del préstamo ni las condicionalidades del FMI.

Los mercados no tomaron de buena manera la conferencia de prensa que dio Marcos Peña tras varios días de sugestivo silencio, en la que no dio definiciones sobre el préstamo que pedirá Mauricio Macri al FMI.

El jefe de Gabinete armó una conferencia con periodistas para demostrar que sigue siendo el hombre fuerte del gabinete, en un momento en que crece la presión de los mercados para que Macri quite la conducción de los temas económicos del esquema trifronte de la Jefatura de Gabinete y la uifique bajo un ministro fuerte, que ordene el proceso de ajuste. 

Contra esa presión, Peña descartó cambios en el gabinete y ratificó que el Gobierno seguirá con el "gradualismo", pese a que en los hechos con la profundización del ajuste anunciado el viernes pasado y los condicionamientos que impondrá el FMI para liberar el préstamo, ya se lo puede dar por concluido.

"Hay diversos hechos que se han ido acumulando para que hoy tengamos una mayor exigencia por parte de los que nos prestan la plata para este camino de gradualismo", reconoció el jefe de gabinete desde el Salón de los Pueblos Originarios de la Rosada ante una nutrida presencia de periodistas, incluso de medios del exterior. Sorprendió a los presentes el catering de medialunas casi nunca visto desde que gobierna Macri.

Mientras hablaba Peña, desde Washington llegaba la noticia de que el FMI ofrecería un clásico acuerdo "Stand by", que suele implicar duros condicionamientos de ajuste y estabilización macroeconómica y somete a los países que lo piden a revisiones trimestrales para liberar tramos de los fondos acordados.

Pero Peña evitó definiciones al respecto y no dio precisiones sobre el monto que pedirá el Gobierno, pese a que voceros oficiales hablaban ayer de 30 mil millones de dólares de dólares. "No hay una cifra, se tiene que dar en el marco de una conversación y será comunicada oportunamente", aseguró.

Tampoco quiso precisar que tipo de condicionalidades el gobierno de Macri no está dispuesto a aceptar. Pero en los mercados la falta de precisiones no cayó bien: El dólar volvió a trepar y se estacionó en $23,10 y el riesgo países llegó a niveles que no se veían desde la renuncia de Alfonso Prat Gay. Por otro lado, el Merval si subió fuerte, aunque se interpretó como una respuesta a la aprobación de la ley de mercado de capitales que favorece a esa institución. 

"Sabemos que por estos días se ha despertado en la gente angustia por una supuesta crisis; queremos reiterarles que, a pesar de los obstáculos, estamos convencidos que esto termina en desarrollo y crecimiento", agregó Peña, que lució más tenso de lo habitual.

Por otra parte, el funcionario consideró que el proyecto de la ley que limita los aumentos de tarifas que debate la Cámara de Diputados "es inconstitucional", y señaló que "la oposición no explica de dónde hay que sacar los fondos" para compensar los aumentos tarifarios, ratificando que si se convierte en ley, Macri lo vetará.