BOMBERAS VOLUNTARIAS: DESAFÍOS Y LUCHA CONTRA LOS ESTEREOTIPOS DE GÉNERO

BOMBERAS VOLUNTARIAS: DESAFÍOS Y LUCHA CONTRA LOS ESTEREOTIPOS DE GÉNERO

Susana Tello y Cintia Brandana compartieron experiencias de su profesión y, a su vez, se refirieron a los prejuicios sexistas que todavía existen en los cuarteles bomberiles.

En el marco del módulo “Justicia y Violencia de Género” del “Diplomado en Psicología de la Emergencia, Autocuidados y Soporte Preventivo para diferentes víctimas y Personal Interviniente en Crisis – Emergencias – Desastres – Catástrofes”, esta mañana se llevó a cabo una charla sobre estereotipos, que estuvo a cargo de María Susana Tello -presidenta de Bomberos Voluntarios de Los Molles, subjefa del Programa San Luis Solidario y vicepresidenta de la Fundación Bomberos de Argentina- y Cintia Brandana -bombera Voluntaria de Villa Larca-.

Tello dio inicio a la jornada, relatando que el 27 de noviembre de 2007 se fundó la institución Bomberos Voluntarios de los Molles, “donde  ya era miembro activo y en ese entonces, la comisión directiva no aceptaba a las mujeres en el cuerpo y termino renunciando, por lo tanto tuvimos que armar una nueva comisión y me eligieron como presidenta de la asociación”, expresó y agregó que “durante el tiempo que continué desempeñando mis actividades como bombera y dirigente, era una situación incómoda entre mis compañeros. En ese momento el cuerpo de bomberos necesitaba una dirigente”.

En el 2014 asumió como presidenta de la Federación de Bomberos Voluntarios, siendo la primera mujer presidenta de una federación de bomberos en la historia argentina, ocupando un lugar dirigente en el Consejo Nacional de Bomberos Voluntarios de la Argentina.

Junto con sus pares de otras provincias trabajó en la reforma de la Ley 25054 que regula la misión y organización del Sistema Nacional de Bomberos en todo el territorio nacional, y dispone la ayuda económica necesaria a los efectos de optimizar la prestación de servicios, en forma gratuita a toda la población ante situación de siniestros y/o catástrofes.

Asimismo, Tello impulsó la igualdad de jerarquización en el cuerpo bomberil, para que todos y todas tuvieran el mismo cargo a nivel nacional. “Mis objetivos como presidenta son lograr incluir a todas las mujeres o colectivos que quisieran integrar los cuerpos activos. Actualmente en la provincia, todavía tenemos cuarteles que se niegan a recibir a las mujeres o a los distintos tipos de colectivos”, afirmó.

“Nos condicionaban por ser mujeres y nos decían que no estábamos a la altura de las circunstancias, que no éramos capaces de salvar a las personas en los rescates vehiculares y que nosotras solo podíamos cortar las calles o sacar las baterías de los vehículos”, se refirió al trato de sus compañeros de cuartel. “Entonces, como presidenta empecé a capacitar a mis pares respecto a los roles y estereotipos, que tanto hombres como mujeres podíamos cumplir el mismo rol en la profesión, haciendo hincapié en la importancia de la inclusión de la mujer como dirigente en las federaciones de bomberos/as”, expuso.

En el año 2016, representó al Consejo Nacional de Bomberos Voluntarios de la Argentina en el Primer Congreso Continental de Bomberas, donde expuso sobre su trayectoria y su desempeño como dirigente mujer. Mientras que en enero del 2018, asumió como vicepresidenta Cuarta en el Consejo Nacional y una de las primeras acciones fue reclamar por el cupo femenino en el cuerpo de bomberos/as. Y en marzo de ese año fue elegida vicepresidenta de la Fundación de Bomberos de Argentina, primera mujer en la historia bomberil argentina ocupando un cargo jerárquico.

“Paralelamente a estos logros, trabajé incansablemente en reconocer y jerarquizar los derechos de los bomberos voluntarios de la provincia de San Luis hasta obtener, luego de mucho tiempo, la Ley 098/2017 y su reglamentación, la cual ya se está implementando. Este fue mi compromiso como presidenta ante mis compañeros, ya que hacía más de veinte años que reclamábamos por nuestros derechos”.

También resaltó su compromiso con la igualdad de género trabajando en la inclusión quienes quieran trabajar en bomberos voluntarios. “En este largo camino de romper con las barreras estereotípicas, se me presentaron diversos casos en donde se incluyen transfobia, bullying, acoso y hasta persecuciones políticas, es por eso que mi petición es seguir trabajando en el respeto empático con el otro, acompañando a quienes deseen sumarse al cuerpo de bomberos en los distintos estamentos y difundir ese pensamiento constantemente”, sostuvo.

Por otra parte, contó que en el 2019, “en el V Encuentro de Jornadas Internacionales de Géneros, Emergencias y Derechos Humanos, llevadas a cabo en Termas de Río Hondo, logré conjuntamente con el equipo de trabajo que me acompañó, que se incorpore dentro del programa a desarrollarse la inclusión transgénero/transexual en las asociaciones de bomberos voluntarios, siendo la primera representante trans a nivel provincial y nacional, la bombera Cintia Brandana, perteneciente a la Asociación de Bomberos Voluntarios de Villa Larca”.

En julio de este año finalizó el mandato como presidenta de la Federación Sanluiseña, donde se desempeñó durante 7 años, continuando su actividad bomberil en la Asociación de Bomberos de Los Molles.

Luego, Cintia Brandana se presentó como bombera y contó, a través de una entrevista realizada para un programa televisivo local, cómo se inició en la profesión, los desafíos que tuvo que sortear por ser una persona trans y pertenecer al cuartel bomberil, y el trabajo que desempeña junto a sus compañeros.

Antes de finalizar, ambas bomberas se refirieron a las barreras de estereotipos que todavía enfrentan, como así también las funciones que cumplen en la asociación y el amor que sienten por su profesión.

¿QUÉ SON LOS ESTEREOTIPOS DE GÉNERO?

Según la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), un estereotipo de género “es una opinión o prejuicio generalizado acerca de los atributos o características que hombres y mujeres poseen o deberían poseer o de las funciones sociales que ambos desempeñan o deberían desempeñar”. 

Un estereotipo de género, por tanto, es nocivo cuando limita la capacidad de hombres y mujeres para desarrollar sus facultades personales, realizar una carrera profesional y tomar decisiones acerca de sus vidas y sus proyectos vitales, convirtiendo la diferencia sexual en desigualdad social.