“UNA MUESTRA DE LA ESPERANZA RECUPERADA”

27.05.2013 08:07

 

El intendente Municipal Enrique Ponce, manifestó que la masiva celebración de los 10 años del gobierno kirchnerista en Plaza de Mayo, “es sin dudas una muestra de la esperanza que ha recuperado nuestro país, a partir del derrumbe sufrido en el 2001 y del que se vayan todos”. 

El jefe Comunal resolvió quedarse el sábado en esta Capital para participar del tradicional Tedéum en la Catedral, como parte de los actos conmemorativos del 25 de Mayo, ceremonia religiosa que estuvo a cargo del obispo diocesano de San Luis, monseñor Pedro Martínez. 

También participaron autoridades gubernamentales, legisladores provinciales y nacionales, representantes de instituciones y público en general. 

Transitando el corredor principal de la Catedral, el Obispo Martínez, acompañado por los sacerdotes con los que concelebró el tedeum, saludó a los principales mandatarios y se ubicó en el sillón detrás de la mesa consagrada del altar para escuchar la lectura del Evangelio. 

Posteriormente el titular de la Iglesia puntana leó su homilía titulada “El Día de la Patria nos reúne”, durante la cual resaltó la necesidad de reconocer en el 25 de Mayo, al “día de nuestros padres”, el comienzo de algo especial, algo espiritual, un sello que amalgama la tierra con la cultura propia argentina. Recordó también a los que dieron hasta su vida, otros su hacienda, sus joyas y su trabajo, para forjar a la Argentina.  

El Obispo también recordó la procesión cívica del 24 de mayo, organizada por la Escuela Normal Mixta, como un día emocionante, en el que se puso de manifiesto “esa unión de la que somos parte pensando en las cosas más grandes”. 

En otro tramo de su homilía, el prelado superior de la diócesis puntana, dijo que, “la Argentina somos cada uno de nosotros, la Argentina nos duele a todos, la Argentina también nos alegra a todos” y es por esa razón que todos los ciudadanos de buena voluntad, deben poner todo al servicio del bien común: “Hoy es el día particular donde el bien común es el protagonista”.

EN LA PROCESION CIVICA  

El intendente Enrique Ponce participó el sábado de la 96º Procesión Cívica organizada por el Escuela Normal Juan Pascual Pringles. También lo hicieron el gobernador Claudio Poggi, el ministro de Educación Marcelo Sosa, el obispo Pedro Daniel Martínez y la vicerrectora de la Universidad Nacional de San Luis (UNSL), Nelly Mainero, en representación del rector, José Riccardo.

Poco después de las 18,40 y después de que todos los niños encendieran las antorchas, la carroza que habían armado los chicos se puso en funcionamiento, pasó frente al palco que estaba en la esquina de Mitre y Pedernera y dejó inaugurada la vigilia.

El carro representaba el lema de este año para la celebración: “Conscientes de nuestra realidad, seamos partícipes del cambio” y contaba con un pequeño escenario en el que estaba una figura giratoria del mapa argentino, la Patria, representaba por la alumna de sexto Eugenia Lucero y un sendero en el que estaban sentados seis chicos de la promoción con distintas figuras alegóricas.

Después que la rectora de la Mixta, Catalina Gorodokin, prendiera simbólicamente algunas antorchas, las escuadras comenzaron a marchar por la avenida Illia. Atrás del carro iban los chicos de sexto grado con la bandera nacional gigante, los egresados de diferentes promociones, las autoridades locales y los estudiantes de quinto a primero de la escuela, que iluminaron todo el trayecto.

El recorrido siguió por Junín y luego por Pringles, donde se produjo la única parada frente a la Catedral, lugar donde el obispo Raúl Martinez saludó a las autoridades y efectuó la bendición.

Posteriormente la ex alumna Liliana Fernández, de la promoción de 1973, explicó cómo hace cuarenta años el colegio pasó de tener solamente estudiantes hombres, a recibir mujeres. Asimismo, cuestionó que se halla eliminado el magisterio, “que formó miles de docentes que inundaron el país”, y pidió a las futuras autoridades universitarias que revean esta medida.

La ex alumna fue una de las 24 primeras mujeres que ingresaron al centro educativo. Luego continuó la procesión por calle Pringles, luego San Martín y finalmente la avenida Illia, para volver a la misma esquina de la que había partido una hora y media antes.