TRAS LA MUERTE VIOLENTA DE UN CADETE LA RIOJA TOMARÁ EL MODELO DE SAN LUIS PARA LA FORMACIÓN DE SUS POLICÍAS

19.02.2018 10:18

El ministro de Educación, Ciencia y Tecnología de La Rioja, Juan José Luna Corzo, se encuentra en la provincia para interiorizarse del funcionamiento del Instituto de Seguridad Pública Provincial.

La reunión se produce, no por casualidad, después de la muerte de un cadete en la academia de policía de la vecina provincia con gran repercusión nacional que abrió un gran debate cuestionando el sistema de formación de los aspirantes a ingresar a la policía en La Rioja.

Juan José Luna Corzo, ministro de Educación, Ciencia y Tecnología de la provincia de La Rioja.

El funcionario riojano se reunió este viernes con los ministros de Educación y de Seguridad de San Luis, Natalia Spinuzza y Ernesto Nader Ali, para conocer detalles del sistema de formación policial que realiza San Luis desde hace 15 años y bajo la órbita del Ministerio de Educación.

Luna Corzo vino a San Luis luego de una semana que “tuvimos con un hecho trágico, que ocurrió dentro de la Escuela de Cadetes de Policía, donde a partir de una práctica excesiva y hasta abusiva en la instrucción física, finalizó con 15 chicos internados y uno de ellos que falleció el fin de semana pasado”, según recordó.

Reunión de los funcionarios puntanos y riojanos.

En declaraciones a ANSL, el ministro explicó que el gobernador de La Rioja tomó una decisión profunda de llevar a cabo un proceso de reformulación desde los cimientos en la formación de los policías. “Una de esas decisiones fue la de transferir la Escuela de Cadetes desde el ámbito de la Policía al Ministerio de Educación y la única experiencia que existe en el país es la de San Luis, que es una experiencia de avanzada en la cual queremos ingresar”, detalló.

La ministra Spinuzza señaló que a su colega riojano le explicaron que en el instituto puntano “brindamos una formación destinada a estudiantes y por lo tanto el trato para todos los ingresantes tiene una marcada impronta en los derechos humanos”.