SE COLOCÓ PLACA EN MEMORIA DE “DJANGO” RODRÍGUEZ

03.06.2014 07:37

La Municipalidad de San Luis, a través de la Dirección de Derechos Humanos, colocó ayer una placa recordatoria en memoria de Django Rodriguez, un trabajador vial, armero y militante popular, secuestrado el 30 de mayo de 1977 por un grupo de tareas de la dictadura militar. Rodríguez murió días después en dependencias de la División Investigaciones de la Policía de la Provincia de San Luis, en ese entonces al mando de Carlos Esteban Pla.

La placa colocada frente a la puerta de la sede de Vialidad Provincial -en la esquina de Ituzaingó y Avenida España- fue donada por la Cooperativas José de San Martín y Sargento Cabral y fue pintada por una tallerista del Área de Capacitación de la Municipalidad.  Ana María Garraza, directora municipal de Derechos Humanos, dijo que “Estamos aquí para honrar la memoria de los que ya no están, quienes fueron arrancados por el terrorismo de Estado. Hoy queremos homenajear a Vicente Rodríguez, “Django”, pero no con tristeza ni dolor. La memoria de los que ya no están debe cultivarse con el recuerdo de sus acciones, de sus valores y de sus convicciones, no solo para hacer justicia, tal como sucede en este país desde el año 2003 en adelante, cuando se derogaron las leyes de perdón y los indultos. Hoy en el segundo juicio por delitos de lesa humanidad cometidos por la dictadura en San Luis, el caso de Django es uno de los casos que se juzgan y está probado quienes fueron los responsables de su secuestro y su posterior asesinato”.

“A Django lo secuestran de este lugar el 30 de mayo de 1977 cuando estaba trabajando y muere asesinado por las torturas recibidas el 4 de junio de 1977, en la División Investigaciones de la Policía de la Provincia. Los sobrevivientes entonces sentimos como una obligación  llevar adelante lo que ellos soñaron”.

Del descubrimiento de la placa participaron el intendente municipal, Enrique Ponce, el rector de la Universidad Nacional de San Luis, Félix Nieto, una de las presidentas de la APDH, Ester Picco y los dos hijos de Django Rodríguez. 

Luego de que la Comisión Provincial Por la Memoria –integrada, entre otros, por el ex preso político Juveín Quiroga- hiciera entrega a los familiares de Vicente Rodríguez de una ordenanza del año 2012 sancionada por el Concejo Deliberante de Villa Mercedes, donde el cuerpo deliberativo dispone colocar nombres de militantes desaparecidos a las calles del Barrio La Ribera, Mario Rodríguez -uno de los hijos del militante desaparecido- recordó a su padre y dijo que “37 años han transcurrido desde aquella mañana de 1977 cuando a mi padre fue secuestrado de aquí, su habitual lugar e trabajo, para luego ser sometido a lo que finalmente serían sus últimas horas de vida”

“Mi padre fue despojado de todo cuanto era y cuanto tenía, y le arrebataron de la forma más violenta y cruel una vida que apenas comenzaba a vivir con plenitud, quitándolo de nuestras vidas para siempre. Una semana duró su suplicio, una semana de incertidumbre sujeto a la voluntad maliciosa e impune de quienes se creían poseedores de la verdad absoluta, de quienes se creían con el poder suficiente para disponer sobre la vida de quienes ellos, antojadizamente, consideraban culpables. Una semana bajo del yugo de hombres, que escudados bajo la impunidad de un gobierno ilegítimo, cometieron los hechos más aberrantes de nuestra historia reciente”.