RELEVAMIENTO EN BARES DE LA PEATONAL POR OCUPACIÓN DE VÍA PÚBLICA

08.02.2018 13:53

Marcelo Rosales, director de Comercio, informó que la Municipalidad realiza relevamientos de ocupación de la vía pública por parte de cafés y bares en el centro de la ciudad. “Desde la semana pasada estamos haciendo relevamientos en cafés y bares de la peatonal porque hemos detectado una ocupación de la vía pública con mesas y sillas que han excedido los límites permitidos”, dijo Rosales. 

“Por esta razón los inspectores se encuentran labrando las actas correspondientes, en la mayoría de los casos porque no cuentan con la autorización o porque están ocupando un espacio que no se les permite. Hay que recalcar que los permisos de mesas y sillas se otorgan siempre y cuando se respeten los límites que son un metro y medio de paso peatonal y el empedrado de la peatonal”. 

“Los bares tienen que venir y pedir permiso para ocupación con mesas y sillas; la autorización se otorga a través de la Dirección de Obras Privadas que determina la cantidad de mesas y sillas en base al espacio del frente del comercio. Si deciden ocupar más allá del frente del propio comercio necesitan la autorización de los otros frentistas. Luego se paga el sellado correspondiente que se determina en base al tiempo que quieren usar el espacio. Se puede pagar por todo el año o por meses”. 

“A los comerciantes que no cumplen se los intima a que realicen el pago. Si no regularizan su situación, el caso se remite al Juzgado de Faltas. El juez puede aplicar multas o solicitar el secuestro de las mesas y sillas”. 

“Hasta ahora nos hemos centrado en Vía Rivadavia entre Pringles y Belgrano y encontramos cinco locales que no están cumpliendo con la normativa. Nos centramos porque es la zona que tiene mayor concentración de gente para el paso pero la idea es realizarlo en otros lugares”.

“Nuestro objetivo es que los comerciantes puedan ocupar el espacio público pero siempre respetando la normativa y sobre todo, respetando al peatón. En algunas oportunidades han venido peatones a quejarse porque no pueden pasar debido a las mesas y sillas. Si bien entendemos la necesidad de los comerciantes, también tenemos que cuidar al vecino para que pueda circular tranquilamente por la ciudad”, concluyó Rosales.