RECOMENDACIONES POR EL MONOXIDO DE CARBONO

23.07.2013 07:41

Liliana Urbina, Subsecretaria de Políticas Socio Sanitarias, compartió una serie de recomendaciones que el Ministerio de Salud de la Nación ha difundido para prevenir intoxicaciones como consecuencia del monóxido de carbono. 

Las advertencias se producen frente a los intensos fríos que se están presentando y que se extenderán por lo menos durante el resto de la semana. 

El monóxido de carbono es un gas que no se ve ni tiene olor, por lo que, para evitar cualquier tipo de intoxicación por vías respiratorias, es necesario ventilar los ambientes y dejar siempre una puerta o una ventana entreabiertas. Esta medida evitará que el gas se acumule dentro de la vivienda y circule aire que renueve la presencia de oxígeno. 

Es necesario comprobar que los artefactos a gas que se encuentren en el hogar tengan siempre una llama azul y uniforme. Si no es así, puede ser un indicio de la presencia del gas que, de estar acumulado, puede ocasionar incluso la muerte. 

Las llamas de tonalidades amarillas o anaranjadas y manchas negras en la pared pueden significar el mal funcionamiento de los artefactos. Además, ante la sensación de mareos, dolor de cabeza, somnolencia o náuseas, se debe retirar a la persona del ambiente en el que se encuentra y ventilar la habitación por completo. Igualmente, se deben apagar todos los aparatos y consultar a un gasista matriculado para que detecte posibles pérdidas o mal funcionamiento. 

Recomendaciones simples y concretas: 

- Ventilar la casa una vez por día, aunque haga frío.

- Dejar siempre una ventana o puerta entreabierta.

- Comprobar que los ambientes tengan ventilación hacia el exterior.

- Encender y apagar los braseros y estufas a leña siempre fuera de la casa.

- Si hay brasas o una llama de cualquier clase, apagarlas antes de dormir.

- No arrojar al fuego encendido dentro de la casa, plástico, goma o metales, porque desprenden vapores y gases que contaminan el aire.

- Evitar mantener recipientes con agua sobre la estufa.

- No utilizar el horno ni las hornallas de la cocina para calefaccionar el ambiente.