RAMACIOTTI: “LA CIUDAD NO EXISTE SIN SU POBLACIÓN…”

27.06.2013 08:21

“La ciudad es su población y no existe si no es en ella. Por eso es importante escuchar a las personas, tratar de solucionar los problemas de esa población y visualizar anticipadamente las problemáticas futuras”. 

Así se expresó el arquitecto Osvaldo Ramacciotti, graduado con honores de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo en la Universidad Nacional de Córdoba, Magister en Planeamiento Urbano y Regional con altos honores, del Instituto de Planeamiento de Lima, Perú; y de la Universidad de Yale, New Haven, USA. 

Este especialista disertará mañana viernes en el lanzamiento del Consejo Asesor Urbanístico Municipal, que se realizará en el Hotel Vista. A continuación ofrecemos la primera parte de la entrevista mantenida con Prensa Municipal. 

Bienvenido a San Luis. Es un honor que una personalidad tan importante a nivel americano nos visite. ¿Cuál es su primera reflexión al llegar a San Luis? 

Quisiera agradecer a la Intendencia Municipal que me ha invitado. Me siento muy honrado y mi objetivo es tratar de ayudar y asesorar para que la ciudad se desenvuelva de una manera más eficiente, cómoda y amigable. 

Creo que San Luis está en un momento muy oportuno de acuerdo a mi experiencia. Para definirlo técnicamente, es una ciudad intermedia. Tiene el atractivo de la pequeña ciudad y el futuro de la gran ciudad. Por eso es el momento de actuar para conciliar estas situaciones. Todavía es posible el cara a cara entre las autoridades y los vecinos. Cuando las ciudades se hacen mucho más grandes comienza a funcionar la anomia. 

La primera definición que puedo hacer es que la ciudad es su población. Y no existe si no es en ella. Por eso es importante escuchar a las personas. Si bien existe la geografía, que es donde se asienta la ciudad, se cultiva, se educa, pero sin la población la ciudad no existe. Por ello hay que tratar de solucionar los problemas de esa población y tratar de visualizar anticipadamente las problemáticas futuras. 

Es la primera vez que viene a San Luis. Sin embargo tiene conocimientos sobre nuestra ciudad. ¿Qué opinión tiene? 

He leído y consultado mucha bibliografía. En un estudio del año 80 sobre el sistema de ciudades de la Argentina encontré un tomo sobre San Luis. Encontré que la provincia es la única en la Argentina bicefálica, que tiene dos cabezas (San Luis y Villa Mercedes). Las demás, casi todas, son macrocefálicas. Esa es, para mí, una virtud. Más aún porque tienen bases económicas complementarias. 

Por lo tanto, cuando se pretenda mejorar la gestión de la ciudad hay que hablar en el contexto regional, tanto a nivel provincial, como nacional y americano. 

¿En qué consiste el urbanismo? 

En pocas palabras podríamos decir que es el estudio y la actuación sobre una ciudad. Conocer su historia y proyectar su futuro. Pero también actuar sobre el presente. El urbanismo es activo. 

Hay muchas corrientes de urbanismo: europeo, norteamericano y otros. Mis títulos me han formado en varios de ellos. Yo preferiría ser cauto en cuanto a expresar cuál de ellos aplicaremos en San Luis, hasta conocer la ciudad más profundamente. 

Uno debe poseer la humildad intelectual al reconocer una necesidad de un conocimiento más profundo. Quienes asesoramos debemos brindar un enfoque ágil con herramientas que se apliquen en el corto plazo. Pero además, se debe tener en cuenta a la ciudad para dentro de 20 ó 30 años, cuando existan otras demandas y necesidades. Las herramientas, entonces, deben ser flexibles. 

Usted nos planteaba que para desarrollar un plan urbanístico hay que conocer la ciudad. También expresó que la ciudad es la población. Desde principio de año, en nuestra comuna se han desarrollado foros barriales en el contexto de un Plan Estratégico Municipal. Durante los foros, los vecinos expresaron necesidades, problemas y soluciones posibles para poder implementar en la ciudad que quieren vivir. De acuerdo a su experiencia, ¿qué papel le otorga a esta participación dentro de un planeamiento urbanístico? 

Me autodefino como un participacionista. Uno debe escuchar a la gente, debe apoyarse en ellos. El planeamiento estratégico es una de las tipologías de participación posibles. Hay muchas técnicas para escuchar a la gente, todas ellas importantes y necesarias. 

Yo he experimentado en muchas ciudades la participación del pueblo y siempre ha sido importante. Los foros tienen objetivos importantes, profundos. Y sobre ellos se deben realizar las acciones políticas. Quien gerencia una ciudad quiere conocer lo que piensa la gente. 

¿Cómo se planifica un tránsito ordenado para una ciudad que está en crecimiento? ¿Qué medidas son necesarias? 

En un pequeño recorrido esta mañana, ya me di cuenta que hay un pequeño e incipiente problema con el tránsito. Aún no hay tanta demora. 

Pero en primer lugar ampliaría un poco el problema. No se puede hablar de tránsito sin hablar de transporte. Son temas relativos al movimiento y al traslado. La primera gran pregunta es cuál es la prioridad. El Ejecutivo debe establecer la prioridad: transporte público o tránsito individual. O bien, buscar un equilibrio entre ambos y con algunas restricciones para el tránsito individual. 

Un automóvil en el que se desplaza una persona puede ocupar casi tanto espacio como un colectivo en donde 20 personas son transportadas. Es un problema de sentido común y de políticas. No quiere decir que haya que castigar a todos los que utilizan los automóviles. Pero hay que conciliar antes que la ciudad se vuelva más grande. Hay soluciones variadas que se han implementado en distintas ciudades. 

También hay un problema con el estacionamiento. El estacionamiento es un espacio muerto del espacio público. Por ejemplo, los edificios deberían tener su propio estacionamiento. No se los han pedido durante años por lo que no se podrá hacer de un día para otro. Pero hay que generar un proceso que trascienda las administraciones. 

Una herramienta que permite escuchar a la gente y evaluar temas relativos al tránsito es la encuesta “Origen-Destino-Propósito de viaje”. Se encuesta a un automovilista de cada 10 que pasan y se lo consulta acerca de dónde viene, hacia dónde va y cuál es el motivo de su viaje. Se vuelca la información en un mapa y se evalúa toda la información. Es una herramienta de indagación muy importante tanto por el tema del tránsito como por su contenido social.