MUSEO Y GRANJA LA AMALIA, DOS PROYECTOS DISTINTOS

22.10.2013 10:06

El Observatorio de Derechos Humanos de la Municipalidad de la ciudad de San Luis cree necesario realizar algunas consideraciones respecto de la editorial del día 10 de octubre, del Diario de la República, firmada por el Dr. Alberto Rodríguez Saá.

Lo que se inauguró en el edificio de la ex Jefatura de la Policía provincial no fue “una muestra”, sino un Museo de Historia de San Luis que desconoce y oculta los hechos aberrantes sucedidos en ese predio durante la Dictadura Cívico Militar.

Quienes se expresaron frente a ese edificio son ciudadanos sanluiseños, entre los que se encontraban sobrevivientes del Terrorismo de Estado, familiares de víctimas de la Dictadura Cívico Militar, jóvenes y militantes de diferentes agrupaciones, sin ninguna bandera ni cartel partidario. Fue una manifestación por la Memoria, la Verdad y la Justicia, por el recuerdo de la Vida de aquellos que en ese edificio fueron secuestrados y torturados. Un homenaje a los sanluiseños, cuya desaparición o muerte fue decidida en ese lugar por las fuerzas represivas.

Precisamente el 24 de septiembre de 1976, hace 37 años, los familiares de Pedro V. Ledesma, de Graciela Fiochetti y de Santana Alcaraz llegaban a ese edificio reclamando por sus seres queridos. El 24 de septiembre de 2013, el gobierno de la provincia de San Luis inaugura el Museo de Historia, violando Leyes y Reglamentaciones nacionales y desconociendo disposiciones de la Secretaria de Derechos Humanos de la Nación, hechos que han sido ampliamente denunciados y probados en documentos anteriores de este Observatorio.

El firmante de la editorial alude a lo anunciado por la Municipalidad respecto al proyecto de urbanización de la zona oeste de nuestra ciudad, que incluye el predio de la granja llamada La Amalia, espacio que perteneció al Ejercito Argentino.

Deberá informarse mejor porque el proyecto no es sólo para “…construcción de viviendas…”, sino que comprende la preservación del predio donde funcionó el centro clandestino de detención y torturas, proyectando la construcción de un Parque de la Memoria, donde las futuras generaciones podrán comprender los valores de la democracia en un ámbito que contribuirá a mantener viva la verdadera historia contemporánea de nuestra provincia y nuestro país.

El proyecto de la Municipalidad fue presentado a los diferentes sectores de la comunidad: asociaciones profesionales, legisladores, organizaciones no gubernamentales, representantes eclesiásticos, del gobierno provincial, de las Universidades, sectores empresariales, organismos de DDHH, entre otros, otorgando participación y solicitando propuestas en la construcción conjunta de políticas de urbanización. En esta oportunidad, los sobrevivientes y los familiares de víctimas del Terrorismo de Estado fuimos convocados, en contraste con las políticas de hechos consumados del gobierno provincial, como sucedió con la construcción del Museo de Historia.

 

También debería informarse el editorialista que en la granja La Amalia se cometieron delitos de Lesa Humanidad, no “se dice”, o “se sospecha”…. Esta fehacientemente comprobado por los testimonios de sobrevivientes y por la sentencia dictada en marzo de 2009 por el Tribunal Oral Federal, en el primer juicio realizado en la zona Cuyo, que tuvo lugar en nuestra ciudad. De igual modo, quedó demostrado en dicho Juicio el funcionamiento de la Jefatura Central de Policía, hoy Museo de Historia, como Centro Clandestino de detención, secuestros, torturas y asesinatos.

En ese Juicio histórico, también quedó evidenciado que LA CARTA A MASSERA no es una simple fotocopia, sino un documento probatorio de aquellos firmantes que requerían al integrante de la Junta Militar de la Dictadura  “…castigo ejemplar…” para ciudadanos de San Luis que luego fueron secuestrados, torturados y algunos, asesinados por el Terrorismo de Estado. Entre quienes firmaron aquella carta se encuentra el Dr. Alberto Rodríguez Saá.

Revisar los propios antecedentes… representaría un homenaje a los 30 años de la recuperación de la Democracia, un reconocimiento a la lucha del pueblo argentino que el 30 de octubre de 1983 ejerció el derecho a elecciones libres, un triunfo de la voluntad popular sobre la Dictadura Cívico Militar.