HOMENAJE DEL OBSERVATORIO DE DERECHOS HUMANOS A LAS MUJERES

09.03.2015 07:25

El Observatorio de Derechos Humanos de la Municipalidad de San Luis rinde homenaje a todas las mujeres trabajadoras, en el aniversario de aquel trágico incendio intencional en una fábrica textil, en la ciudad de Nueva York. Más de 140 trabajadoras, que batallaban por condiciones laborales dignas, fueron asesinadas en ese suceso. 

La historia de lucha de las mujeres en el mundo, por una sociedad más justa e igualitaria persiste y, si bien se han logrado notables avances, aun quedan demandas por cubrir y alcanzar condiciones de vida que reconozcan la igualdad de oportunidades en su verdadera dimensión. 

En las tierras americanas, resulta necesario evocar la participación indudable de las mujeres originarias en las batallas por la liberación contra la dominación colonial. En esa larga lucha, innumerables mujeres actuaron y fueron asesinadas de diversas formas crueles, al igual que sus compañeros de lucha. Un ejemplo notorio lo representa Micaela Bastidas que vivió y murió combatiendo junto a Túpac Amaru. Inolvidable por siempre será la figura de Juana Azurduy combatiendo en el Alto Perú, integrándose en la estrategia sanmartiniana para la liberación de América del Sur. 

A lo largo del siglo diecinueve, la participación de la mujer fue siempre relegada en la construcción de la organización nacional, que respondió a los designios imperiales británicos. Sin embargo, escritoras, artistas, maestras, trabajadoras, obreras, campesinas, mujeres originarias no desistieron en movilizarse en pos de sus derechos. De igual manera, las primeras décadas del siglo veinte, obligaron a una lucha inclaudicable por la posibilidad de agremiarse, formar sindicatos e insistir por los derechos políticos y sociales. En esa lucha resalta la escritora, médica y periodista Alicia Moreau de Justo. 

Desde las décadas de los cuarenta y cincuenta del siglo pasado, una Mujer marcará los destinos del país: Eva Duarte de Perón; para la mayoría simplemente Evita. Su trabajo incansable, sus propuestas fundamentadas, los logros constitucionales para las mujeres, los niños, los trabajadores, los ancianos, inscribieron en la historia argentina una impronta indestructible, a pesar de proscripciones, represión o vejaciones deliberadas. Sus palabras: “Ha llegado la hora de la mujer argentina, íntegramente mujer en el goce paralelo de deberes y derechos comunes a todo ser humano que trabaja, y ha muerto la hora de la mujer compañera ocasional y colaboradora ínfima”, definen claramente su pensamiento y su acción. 

Los años siguientes, signados por dictaduras, gobiernos inconstitucionales o democracias proscriptivas y condicionadas, generaron una resistencia popular que tuvo en sus filas a mujeres integradas en una lucha persistente y comprometida, aun a costa de la propia vida. En marzo de mil novecientos setenta y seis, los poderes concentrados implementaron mediante un golpe institucional, la más feroz y genocida dictadura cívico militar. Para sostener su proyecto económico, político y social se llevó adelante un plan represivo que incluyó muertes, secuestros, tormentos, desapariciones, apropiaciones de niños. Miles de mujeres soportaron y enfrentaron aquella infamia. En una sociedad atravesada por el terror, mujeres fueron las abanderadas de la resistencia, sus pañuelos blancos son símbolo de Amor, Coraje y Entereza; las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo representan hoy un ejemplo internacional de Integridad y Fortaleza. 

Finalmente, el homenaje se extiende a la primera mujer elegida como presidenta, democráticamente, Cristina Fernández de Kirchner, que ha llevado y lleva adelante un proyecto de país que incluye políticas globales de reparación de derechos para la mayoría del pueblo argentino, y específicas para las mujeres argentinas. En su frase “Creo que, precisamente, ese 25 de mayo del año 2003 comenzamos a construir el concepto de igualdad social, económica, política, de género que llena de contenido a la libertad y le da sentido verdadero a la democracia”, sintetizan ese proyecto. En ella se resume la participación actual de mujeres en puestos importantes de los tres poderes del estado y la incorporación de miles de argentinas al trabajo, a las cooperativas, al sistema provisional, a la cultura, a la salud, a la educación. 

El Observatorio de Derechos Humanos saluda a todas las Mujeres y en especial a todas aquellas luchadoras que continúan bregando por la Memoria, la Verdad y la Justicia.