FUNCIONARIOS MUNICIPALES SE REUNIERON CON EL OBISPO POR LOS ARREGLOS EN LA CATEDRAL

29.10.2014 07:30

Tres funcionarios municipales en representación del Intendente Ponce, se reunieron ayer con el Obispo de San Luis, con el objetivo de ponerse a disposición del Obispado para participar de las reparaciones que necesita la Iglesia Catedral luego de que la Municipalidad alertara hace tres meses de que habían aparecido fisuras en el atrio. El secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano, Enrique Picco, quien concurrió a la reunión acompañado de Ricardo Menéndez y de José Havelka, dijo que “el Obispo agradeció al Intendente que la Municipalidad se haya puesto a disposición para participar de las reparaciones. Nosotros fuimos a aportar desde nuestro lugar y entonces el señor obispo nos invitó a integrar una comisión que se está conformando para evaluar los pasos a seguir”. 

Por su parte Ricardo Menéndez, Director de Patrimonio Histórico y Ambiental, dijo que: “Habíamos pedido desde el Municipio una reunión con el Obispo para tratar el tema de la Catedral. En un principio el Obispo estaba de viaje, pero ayer pudimos concretar la reunión y entonces asistimos al Obispado algunos funcionarios para abocarnos al tema”. 

“El Obispo nos comunicó que estaba organizando una comisión de la cual ahora formamos parte. Desde esa comisión se controlará y orientarán los trabajos que se realizarán en Catedral y estará integrada por personal técnico principalmente, y será plural porque tendrá representantes del gobierno provincial, municipal, representantes de los colegios, de la Universidad y, por supuesto, de la Iglesia. La comisión se encargará de hacer los seguimientos de los trabajos, recomendar las mejores opciones y verificar los gastos”. 

“El Obispo nos entregó una carpeta donde constan todos los trabajos que se han realizado hasta la fecha y allí podemos ver cómo se ha desarrollado el estudio porque tiene fotografías que permiten verificar los daños que se han producido”. 

“Nosotros hemos alertado respecto a esto desde hace varios meses y cuando anunciamos los daños que habíamos notado  en la Catedral ya estaban en curso los estudios, que datan de un par de años atrás, y han finalizado ahora. Existe un grado de deterioro bastante pronunciado que de no comenzar con los arreglos, se incrementará. Principalmente hay que estabilizar en hundimiento que tiene la columnata, lo que se realizará en varias etapas. Además se harán reparaciones parciales para ver cómo es el comportamiento estructural, para luego pasar a otra reparación y completar todo. Lo que la Iglesia pretende y desea es hacer toda la reparación del edificio completo”, dijo Menéndez. 

“El Obispo comunicó cómo se van a hacer las cosas pero no nos pidió nada. Sin embargo nosotros, de antemano, habíamos ofrecido toda la ayuda que pudieran precisar, no solamente de fondos en sí, sino todo lo que fuera técnico, maquinarias, materiales y operar con todo lo que haga falta. No se habló de lo económico porque en definitiva todavía no se sabe cuáles son todos los trabajos que hay que realizar, por lo que no se pueden determinar los montos”, concluyó Menéndez.