EL INTENDENTE PONCE FORMALIZÓ EL INICIO DE OBRA PARA LA NUEVA PLANTA DE EFLUENTES

19.12.2014 07:40

Ayer a las 19 horas el intendente de San Luis, Enrique Ponce, dejó formalmente iniciadas las obras para la construcción de la nueva planta de tratamiento de efluentes cloacales. Acompañado de su gabinete y del Director del Sistema Nacional de Licencias de Conducir, Pablo González, Ponce recorrió el predio donde una unión transitoria de empresas (UTE) integrada por Premoldeados San Luis SA y Mars SA, construirá las nuevas lagunas de tratamiento. 

Respecto a las características de las lagunas, el Secretario de Servicios Públicos, Ramón Zarrabeitia dijo que “Este es el comienzo de la nueva obra de ampliación del sistema de tratamiento de efluentes de la ciudad de San Luis y lo que vamos a hacer es unir dos cámaras que se encuentran dentro del actual predio de lagunas de oxidación, a donde llega el colector de Aristóbulo del Valle, y saldrá un caño único hasta el predio de la nueva planta que se encuentra aquí a 3 kilómetros”.

“El concepto de la nueva planta de tratamiento es que este proceso sea lo más natural posible, evitando todo tipo de elemento mecánico. Por eso se diseñaron cuatro grandes lagunas facultativas, pero la empresa presentó un proyecto superador de forma tal que se formen tándem de una laguna anaeróbica con una laguna facultativa, en un número de cuatro”. 

“Esto da como resultado que el agua tratada sale con calidad de agua de riego, lo cual nos va a permitir usar ese recurso para riego forestal y otro tipo de pasturas. La obra se complementa con instalaciones complementarias como es la provisión de agua, energía eléctrica, un pretratamiento que consiste en una cámara de rejas y partidores de caudales para las distintas lagunas”.

 “Es una obra financiada fundamentalmente por el Estado Nacional a través  de un organismo que se denomina Enohsa, que nos provee 40 millones de pesos, mientras que la Municipalidad colabora en la última etapa con la impermeabilización de las lagunas para que las infiltraciones no contaminen el suelo. El plazo de ejecución de la obra es de 12 meses, pero creemos que si todo va bien ese plazo se puede acortar bastante”, aseguró Zarrabeitia. 

Por su parte el Intendente Enrique Ponce, luego de darle la bienvenida al Director del Sistema Nacional de Licencias de Conducir, dijo que “El Licenciado González hoy comparte con nosotros esta alegría, que es la alegría de los vecinos de San Luis. Esta obra tiene que ver con la justicia social, con pensar en los que menos tienen y tiene que ver con la coherencia de un proyecto nacional que no es indiferente, razón por la que todos los días de nuestras vidas nos levantamos con la alegría y el orgullo de tener una responsabilidad sobre nuestras espaldas, cuyo peso llevamos con toda dignidad junto a la Presidenta de la Nación”. 

“Y aunque siempre estén las ingratitudes, acá están los resultados de nuestro trabajo, o sea que mientras más palos en la rueda nos metan, más fuerza tenemos. Recién cuando escuchaba al ingeniero Zarrabeitía recordaba cómo llegamos a este momento, y fíjense todo lo que pasó desde entonces. Todo esto es esfuerzo y compromiso, pero también es profesionalismo”, destacó el Intendente. 

“Yo recordaba recién cuando logramos que la provincia de San Luis, a través de la figura de su gobernador, tomara conocimiento de que en la ciudad tenemos dignidad y autonomía, lo cual nos pone en la obligación frente a los vecinos de que las obras se tienen que hacer como corresponde y donde corresponde. Porque no se trata solamente de hacer una casa para que luego se te caiga a pedazos o no tengas posibilidad de conexión de cloacas o agua potable”.

 “Así fue que hicimos valer el derecho de los vecinos, enfrentando un mecanismo perverso de propaganda oficial que todos los días se encarga desde el mismo gobierno provincial de tratar de desacreditarnos, pero con cada crítica que nos hacen subimos un punto más en las encuestas, y aunque las encuestas no sean lo importante porque somos políticamente incorrectos, en la gestión somos correctos con las políticas públicas y como no especulamos, acá está el resultado. Quiero felicitar al equipo que hizo posible esta obra y sin los trabajadores de Serba esto no sería posible”. 

“En este mes de diciembre, tan caro a los sentimientos y a los afectos, queremos decirles a todos los vecinos que vamos a seguir así siempre y el día que dejemos la función pública estas obras van a perdurar; entonces serán los vecinos quienes sepan quién hizo y qué hizo cada uno”. 

“Como les decía recién, en el transcurso de un año tuvimos  diálogo con el gobierno de la provincia, y ellos primero dijeron que esta obra la iban a hacer junto a nosotros. Luego dijeron que como son previsores iban a ahorrar por nosotros, luego cuando logramos que nos devolvieran la plata que nos estaban robando dijeron que nos la íbamos a gastar en otra cosa y al final dijeron, desde la soberbia y desde la impunidad, que el castigo ejemplar tenía que llegarnos por la insolencia nuestra de querer llevar adelante una obra con absoluta transparencia. Fue entonces que la provincia nos castigó y no se hizo cargo de poner la parte de financiamiento que le corresponde”. 

“Yo creo que hay dos clases de funcionarios: los indignos y los indignados, y yo me ubico con los segundos, junto a la Presidenta. Porque cuando uno sufre todos los días los agravios, las calumnias infundadas, no hay que quejarse, sino que esta es mi función y sé que tengo que hacer oídos sordos, porque tenemos que acordarnos también que los concejales nos decían que no a cualquier costo, cuando buscamos un financiamiento del BID que ya estaba otorgado, y la respuesta a pesar de todo fue no, porque al final la obra la iba a llevar adelante alguien que no es de su color político. Entonces yo les digo que sigan por ese camino y nos vemos en las urnas”, concluyó el Intendente.