DECLARACIÓN DE REPUDIO DEL OVSERVATORIO DE DDHH

22.08.2014 07:55

 “El Observatorio de Derechos Humanos de la Municipalidad de la ciudad de San Luis se hace eco de las manifestaciones de preocupación y repudio expresadas por diferentes organismos de DDHH ante la realización en Capital Federal del  "Foro de Buenos Aires por la Justicia, la Concordia y la Libertad". La convocatoria reúne a abogados y ex militares de Latinoamérica, empresarios mediáticos cómplices de la Dictaduras Cívico Militares y defensores de detenidos y condenados por delitos de Lesa Humanidad.

 Es, por lo menos curioso que esta convocatoria sea realizada en el aniversario de la declaración de nulidad insanable de las leyes de Punto final y de Obediencia debida en el Congreso Nacional. La Corte Suprema de Justicia ratificó esta decisión, determinando la inconstitucionalidad de estas Leyes, lo que permitió, tras un largo período de impunidad, la reapertura de los Juicios y que actualmente más de 400 represores hayan sido condenados en todo el país por crímenes de lesa humanidad y que otros tantos se encuentren enjuiciados. Todos con  las garantías que la Constitución Nacional otorga.  Desde aquel 22 de agosto de 2003, nuestro país es un ejemplo internacional en este tema, funcionan los mecanismos de justicia nacional, no con tribunales especiales ni internacionales. Eso es una muestra de madurez de la sociedad argentina y sus instituciones, derivada de muchos años de lucha de organizaciones de DDHH, sobrevivientes y familiares y por la toma de decisión política del entonces presidente Néstor Kirchner, continuada y reafirmada por la presidenta Cristina Fernández.

 Y resulta doloroso escuchar las declaraciones de los participantes, incluyendo conceptos como “venganza terrorista”, entre otras, precisamente en el aniversario del aberrante asesinato de 16 presos políticos, en  la Base Aeronaval de Trelew, dependiente de la Armada Argentina, ocurrido el 22 de agosto de 1972, durante la Dictadura de Lanusse. En fila y totalmente indefensos fueron fusilados; la mayoría murió en el acto y los escasos sobrevivientes rematados en el suelo con armas cortas. Solo tres de aquellos detenidos sobrevivieron a la tragedia y fueron secuestrados y asesinados en el transcurso del Terrorismo de Estados de la última Dictadura Civico Militar. Gracias a la actual política nacional de Memoria, Verdad y Justicia, los fusilamientos de Trelew, fueron declarados en el año 2012 crímenes de Lesa Humanidad y sus autores condenados a cadena perpetua.

 Y es absolutamente necesario recordar el 22 de agosto de 1951, día en que en una Asamblea Popular multitudinaria Eva Duarte “renunciaba a los honores y no al puesto de lucha”, erigiéndose como una figura histórica que trasciende las banderas partidarias y aparece como un emblema de la inclusión y la justicia social y de compromiso profundo con su Pueblo. Compromiso asumido por generaciones, a través de nuestra historia nacional y latinoamericana, en la lucha por un país más justo e igualitario.

 La única garantía para la continuidad de una verdadera democracia se edifica sobre la base del respeto por los Derechos Humanos y la plena vigencia de nuestra Constitución Nacional. No hay Democracia sin Justicia, no hay Justicia sin Verdad… y no hay Verdad sin Memoria”.