CONFERENCIA “CONSECUENCIAS SUBJETIVAS EN EL TERRORISMO DE ESTADO”, A CARGO DE MARCELO DELGADO

17.11.2014 07:17

El pasado viernes 14 de noviembre en el Microcine de la Universidad Nacional de San Luis tuvo lugar la conferencia de Osvaldo Delgado: “Consecuencias subjetivas en el terrorismo de Estado”, declarada de interés municipal por un decreto del Intendente Enrique Ponce.

Osvaldo Delgado es psicoanalista, docente de la Universidad de Buenos Aires y la conferencia fue organizada por el Centro de Investigación y Docencia San Luis: “Instituto Oscar Masotta”. 
En su exposición, Delgado intentó desentrañar la psiquis de los genocidas, para poder entender el fundamento del Terrorismo de Estado. Delgado explicó que “lo oscuro siempre está presente en el ser humano, lo que no está siempre es la circunstancia social para desarrollar estas partes oscuras de nosotros” y que “una circunstancia social distinta hubiese hecho de ellos (los genocidas) simples neuróticos comunes”. 

Delgado resaltó además respecto de las prácticas represivas que sus autores materiales no eran psicóticos perversos, sino simples neuróticos comunes, que tal vez pudieron ser empleados bancarios, docentes o médicos, pero que en la circunstancia social dada, encarnaron al genocida en primera persona: “Fueron perversiones transitorias realizadas por neuróticos obsesivos comunes” remarcando que “en el 95% de los casos estamos hablando de neuróticos y no de psicóticos perversos”.
El Investigador también destacó la importancia del  momento histórico que nuestro país atraviesa, juzgando a aquellos genocidas que aún gozaban de impunidad, destacando que “son juicios muy importantes para nuestra historia ya que vienen a terminar con la impunidad y para hacer justicia, no buscan la venganza de las víctimas” lo que sienta el precedente fundamental para un nuevo paradigma nacional.
“Hay dos cuestiones respecto a los juicios: por un lado la lucha de los organismos de Derechos Humanos, ya en plena dictadura, que tuvieron una incidencia muy importante en la cultura de la sociedad argentina. Y, a su vez, esto hay que destacarlo, tenemos otro momento que se articula que es a partir del gobierno de Néstor Kirchner, se produce un salto fundamental, no sin la historia y el trabajo de los organismos de Derechos Humanos, sino con ellos, pasa  a ser política de estado, cosa que hasta ese momento no había ocurrido”. 

“En los gobiernos anteriores democráticos no había sido política de estado, que es la cuestión de juicio y castigo a los culpables y no la venganza. Esta consigna de
los organismos de Derechos Humanos fue tomada por el estado mismo. Entonces hay dos momentos, uno es el de los organismos y su lucha primigenia y fundacional, fundamental; y a partir del gobierno de Néstor Kirchner el salto cuando pasa a ser política de estado.”
“Esto permitió la realización de una cantidad de juicios, que todavía se llevan a cabo, y que si no hubiera sido por su transformación como política de estado, quizá no se hubieran podido desarrollar tanto como se han desarrollado. Si seguramente hubieran acontecido por el vigor, la fuerza y la coherencia de los organismos de Derechos Humanos, pero nunca con la fuerza y la institucionalidad como la que pueden hacerse cuando es tomado como una política de estado”,
concluyó Delgado.