COMIENZA EL PLAN DE DESARME

03.06.2013 08:13

Desde este lunes 3 y hasta el 14 de junio, el RENAR, dependiente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, pondrá en marcha un puesto móvil de entrega de armas en la ciudad de San Luis, que funcionará en General Paz 732. 

El Programa de Nacional de Entrega Voluntaria de Armas de Fuego, vigente desde julio del 2007, consiste en la entrega voluntaria y anónima de armas a cambio de un incentivo económico que varía entre los $200 y $600. Este plan tiene como uno de sus objetivos lograr la reducción del circulante de armas en manos de civiles.

En el momento de la entrega se toma el número de serie del arma, tipo y calibre con el fin de cotejar estos datos con el registro existente. Las armas con procesos judiciales pendientes son separadas y quedan sujetas a los procesos administrativos correspondientes. Una vez entregadas, las armas son inmediatamente inutilizadas, para luego ser destruidas en un acto público. El material resultante de la destrucción se funde y se dona a la Fundación del Hospital Garrahan. 

A nivel nacional ya se recuperaron a través del plan más de 145 mil armas y más de 1 millón de municiones. El Estado ya destruyó, en forma definitiva, 135.443 armas provenientes de la entrega voluntaria y de causas judiciales. La política de destrucción tiene como objetivo la eliminación total del arma de fuego y la imposibilidad de que la misma vuelva al circuito y pueda ser utilizada ante situaciones conflictivas y violentas. El método de destrucción de armas utilizado por Argentina es pionero en la región y recibió elogios del Mercosur. 

El RENAR se propuso este año lograr la federalización del programa recorriendo todas las provincias. En lo que va de 2013 ya se pasó por Tucumán, Córdoba, La Pampa, Chubut y Río Negro, además de distintos municipios de la provincia de Buenos Aires. 

Día y horario del puesto móvil:

Del 3 al 14 de junio.

General Paz 732. De 8 a 14hs. 

Características

Es anónimo porque no se exige presentación de documento de identidad ni para la entrega del arma ni para el cobro del incentivo. 

Es voluntario porque pueden entregar sus armas todas las personas que así lo deseen, tengan o no credencial de legítimo usuario, sea que las armas estén registradas o no, y del calibre y tipo que fueren. 

No conlleva consecuencias legales. Durante el período de ejecución del programa no traerá ninguna consecuencia legal para las personas que la efectivicen, sean usuarios y sus armas estén registradas o no. 

Tiene una remuneración cambio, que dependiendo del tipo y calibre del arma, varía entre los 200 y 600 pesos. 

Las armas recibidas son inutilizadas en el momento mediante el empleo de una prensa hidráulica y posteriormente son destruidas para que nunca más puedan ser usadas. El material resultante de la destrucción es  donado a la Fundación Garraham. 

La política de destrucción tiene como objetivo la eliminación total del arma de fuego y la imposibilidad de que la misma vuelva al circuito y pueda ser utilizada ante situaciones conflictivas y violentas. 

La proliferación de armas de fuego pone en peligro a todos y tiene como consecuencias un aumento del número de muertos por accidentes, suicidios y/o homicidios. Los riesgos se acentúan cuando esas armas están en el hogar o al alcance de niños, o cuando aparece en situaciones conflictivas. La disminución de la cantidad de armas en manos de civiles ayudará a la reducción de la cantidad de armas ilegales, puesto que una de las vías de provisión del mercado negro de armas es, justamente, el robo y hurto de armas en casas particulares. 

Preguntas Frecuentes:

¿Quién puede entregar su arma? Pueden hacerlo todas las personas que así lo deseen, tengan o no credencial de Legítimo Usuario, sea que las armas estén registradas o no y del calibre y tipo que sean.

¿Es anónima la entrega? Sí, es anónima y voluntaria. No se exigirá presentación de documento de identidad alguno, ni para la entrega del arma ni para el cobro del cheque. 

¿Conlleva alguna consecuencia legal la entrega voluntaria de armas? La entrega voluntaria de armas de fuego y municiones durante el período de ejecución del programa no traerá ninguna consecuencia legal para las personas que efectúen la entrega, sean estos usuarios o no y sus armas estuvieren registradas o no. 

¿Qué significa la amnistía declarada por ley para la entrega voluntaria de armas? Significa que toda persona que entregue un arma quedará amnistiado, es decir, exceptuado de cargos por la figura de tenencia ilegal de armas de fuego de uso civil y de guerra previstos en el Código Penal. 

¿Se tomará algún dato del arma? ¿Con qué fin? Sí, se tomarán el número de serie del arma y marca, tipo y calibre con el fin de cotejar estos datos con los registros existentes. 

¿Pueden entregar un arma menores de edad? Los menores de edad que deseen entregar un arma pueden hacerlo, siempre acompañados por un mayor responsable. 

¿Qué tipo de armas son recibidas? Será recibida cualquier arma de fuego: escopetas, revólveres, pistolas, carabinas, fusiles, pistolones y sus municiones. 

¿El arma debe estar en buenas condiciones? En general, trate de traer un arma en las mejores condiciones posibles. No está permitido entregar sólo repuestos o partes de armas. Si bien se recibirán armas de todo tipo, no se entregará incentivo por armas de fabricación casera. 

¿Qué incentivo voy a recibir por el arma? El incentivo es económico. 

¿Por qué se otorga un incentivo monetario a cambio del arma? Porque el Estado asume como política pública la necesidad de disminuir la violencia armada producto de la proliferación de armas de fuego tanto en el mercado legal como en el ilegal. En tal sentido, el incentivo monetario pretende recompensar a aquellos ciudadanos que, conscientes de los peligros que entrañan la posesión de armas, las entregan con el solo fin de contribuir a la disminución de la violencia y a construcción de una sociedad más pacífica. 

¿Cómo se hará efectivo el pago? El pago del incentivo se efectuará a través de la entrega de cheques del Banco de la Nación Argentina al portador, sin indicación del beneficiario y con leyenda preimpresa “Ley 26.216”. El pago en ventanilla podrá ser efectuado en cualquiera de las sucursales del Banco Nación y no se requerirá identificación de la persona que se presente para el cobro. 

¿Se pueden entregar municiones? Sí. El plan voluntario de entrega voluntaria es tanto para armas de fuego como para municiones. 

¿Dónde entrego mi arma? Para llevar a cabo este programa fue dispuesta la recepción de armas en bocas fijas en las delegaciones RENAR y bocas móviles que están dispuestas en diferentes puntos del país donde no hay una delegación RENAR cerca. 

¿Cómo transporto mi arma? Las armas deben transportarse descargadas, en sus fundas, en bolsos, envoltorios o cajas, disimulando el contenido y separadas de su munición. No debe apuntarse ni dirigirse la boca de un arma de fuego hacia una persona. Bajo ninguna circunstancia debe apoyarse el dedo sobre gatillo ni ubicarlo dentro del arco guardamonte. Las armas deberán mantenerse en todo momento con sus cerrojos o correderas abiertas o con sus tambores volcados. 

¿Se retirarán armas por un domicilio? Se retirarán armas del domicilio sólo cuando éstas sean de extrema peligrosidad y constituya un riesgo su traslado, o cuando la persona que desea entregar el arma se encuentre imposibilitada físicamente para trasladarse hasta el puesto de recepción. 

¿Qué se hace con las armas una vez entregadas? Inmediatamente serán inutilizadas en los puestos de recepción por el personal especializado mediante el uso de una prensa hidráulica. Todas las armas recolectadas serán finalmente destruidas. 

¿Se recibirán réplicas de armas de juguete? No. El programa contempla la entrega de armas de fuego, descriptas en la ley 20.429 (Ley de Armas).