BUSCAN ESCLARECER CONTROVERTIDA SITUACIÓN

30.05.2013 08:11

El subsecretario de Servicios Generales, Ambiente y Transporte, Mariano Estrada, informó que a raíz de la polémica generada por el reclamo de una vecina con respecto al lugar donde están enterrados los restos de su hija en el Cementerio del Rosario, se reunió en dos oportunidades con los familiares y además dispuso el inicio de un Sumario Administrativo. 

Graciela Fernández perdió a su hija Marina Magali Rivas hace casi cinco años, el 17 de junio de 2008,  cuando Carlos Ariel Lucero la atropelló con su moto. Un día después fue sepultada en el Cementerio del Rosario. 

Su madre, Graciela Fernández, junto con su familia, se fueron a vivir a Buenos Aires pero ahora regresaron a San Luis, porque sospechan que la tumba de su hija fue profanada en la época que Alicia Lemme regía los destinos de la ciudad capital. 

“Me reuní el lunes y otra vez el martes con la señora Graciela Fernández, su esposo y dos de sus hijas. Escuché su reclamo, lo entiendo perfectamente y lamento lo que están pasando. Por eso me he comprometido personalmente en el esclarecimiento de este tema”, dijo.

 

“De todas maneras –agregó Estrada- le recomendé a los familiares que, independientemente de las actuaciones administrativas en curso, inicien un expediente judicial, porque en caso de que se deba realizar la exhumación, eso sólo se puede ejecutar mediante una orden judicial y ése es el único procedimiento que realmente les puede otorgar garantías y tranquilidad a ellos”.

Por esta circunstancia, el martes la familia realizó una denuncia penal contra la ex funcionaria municipal, Noemí Vergara, en Fiscalía Nº 3. 

El funcionario recordó que este tema se inició en 2011, en la anterior gestión, cuando estaba a cargo del Cementerio del Rosario la señora Noemí Vergara.  

Indicó que el año pasado, cuando esta gestión toma conocimiento de los reclamos de los familiares por planteos verbales, de oficio se comenzó a buscar información y documental, “pero el sistema con que se llevaban adelante los registros en el cementerio eran tan precarios, en papeles sueltos, sin firmas o ilegibles, que fue todo muy difícil”. 

De todos modos, dicha documental se ha puesto a disposición de la familia de la menor que falleció, concluyó Estrada.