ANA MARÍA GARRAZA Y CANGIANO ACLARARON LA SITUACIÓN DE UNA DE LAS VIVIENDAS DEL BARRIO PADRE MUGICA

05.08.2014 08:49

La directora de Derechos Humanos de la Municipalidad, Ana María Garraza y el Escribano Municipal, Fernando Cangiano, aclararon ayer en conferencia de prensa la situación de una de las viviendas del barrio Padre Mugica, donde hace dos meses asistentes sociales detectaron irregularidades en la ocupación del inmueble y comunicaron al escribano municipal para que labrara un acta, en la que el funcionario dejó constancia de que los moradores que en ese momento ocupaban la vivienda no coincidían con quienes habían recibido la casa originalmente. 

“Ante todo queremos aclarar que la señora Mirta Fernández no ha sido desadjudicada de ninguna manera. Lo que queríamos es esclarecer ante la opinión pública cómo se han dado los hechos y, fundamentalmente, presentar el acta que realizó el escribano de la Municipalidad, en la vivienda el pasado 7 de julio. El escribano realiza esa acta a requerimiento de la Municipalidad y allí constató que en la vivienda vivía otra familia que no es titular ni adjudicataria. Cuando el escribano lleva a cabo ese acta no estaba presente la señora Mirta Fernández y quien atiende al escribano manifiesta que vive permanentemente en la casa, cosa que consta en acta y entonces la nueva moradora manifiesta que la señora Mirta Fernández ya no vivía más allí”, dijo Ana María Garraza. 

Garraza aseguró además que “En este momento el acta y las denuncias que se han recibido están en asesoría legal del Municipio. Se evaluarán las pruebas y la situación para proceder a lo que se aconseje legalmente. Uno tiene que ponerse en el lugar del Municipio al adjudicar viviendas a los sectores más vulnerables de San Luis, un poco contradiciendo el relato oficial que dice que no hay necesidades en San Luis. La Municipalidad ha constatado la presencia de los sectores vulnerables, ha articulado con la Nación para entregar y seguir entregando viviendas. Esto se hace de acuerdo a un relevamiento de necesidades reales. No nos olvidemos que esta señora tiene siete hijos, uno de ellos discapacitado, un bebé. Fue uno de los casos más emblemáticos y llamativos en la entrega del barrio”.

 “Lo real es que ella estuvo en la oficina de la Secretaria de Desarrollo Social y allí planteó que ella no vivía en la casa. No dijo lo que manifestó en las últimas horas a través de los medios sobre la partida por razones de salud de un familiar. Ella dijo en la Municipalidad que se había ido a vivir a la casa de un familiar porque en la nueva casa le quedaban muy lejos las escuelas de sus hijos. Es una versión que se contradice con lo que después dijo en los medios y con lo que el escribano Cangiano recogió en el acta”. 

 “Asesoría Legal deberá evaluar la situación y a partir de allí resolverá el curso que seguirá el tema. Lo que pasa con cualquier plan de vivienda social es que están adjudicadas a quien lo necesita. Si uno necesita una casa no puede estar prestándola o alquilándola, porque se ha relevado la necesidad de vivienda que manifestaba tener”, concluyó la directora de Derechos Humanos de la Municipalidad.