“VIDAL LEVANTÓ LA MIRADA Y DIJO QUE SÍ, QUE IBA A IR CONTRA SAN LUIS Y SANTA FE”

23.11.2017 07:21

La ministra de Hacienda, Natalia Zabala Chacur, contó los pormenores de los encuentros mantenidos en Buenos Aires para la firma del acuerdo fiscal entre la Nación y las provincias. “Me dolió como ciudadana argentina que provincias hermanas te lleven a tomar una decisión en el marco de una amenaza”, remarcó.

Luego de las extensas reuniones que el Ejecutivo nacional y las provincias argentinas protagonizaron en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires durante la semana pasada, el vicegobernador y la ministra de Hacienda Pública de San Luis, Carlos Ponce y Natalia Zabala Chacur, coincidieron en calificar a las mismas como “un apriete”.

Es que desde la Nación proponen alcanzar “un consenso para beneficiar a la provincia de Buenos Aires o a la Nación indirectamente. Teníamos que renunciar a las demandas contra el Estado nacional a cambio de un bono como resarcimiento. A San Luis no le cierran esos números bajo ningún punto de vista, ya que tenemos juicios ganados y otros con probabilidades muy altas de ganarlos”, explicó la ministra.

En ese sentido, Zabala Chacur señaló que la provincia de Córdoba mostró una actitud “bastante agresiva” para con los representantes de San Luis y Santa Fe, quienes se negaban a firmar el acuerdo. “Nos dijeron que no debíamos recibir el bono porque cobraríamos dos veces (bono y juicios) perjudicando a su provincia”, contó la ministra, quien reiteró a sus colegas que San Luis “estaría renunciando a juicios que probablemente ganaría”.

Fue en ese entonces que el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, avisó a las provincias que “quienes suscriban el acuerdo tienen garantizado que Buenos Aires no las demande”. Esto a partir de que desde la Nación “estudiaron que la provincia de Buenos Aires puede demandar a las provincias por el Fondo del Conurbano. Vidal levantó la mirada y dijo que sí, que iba a ir contra San Luis y Santa Fe”, dijo, al mismo tiempo en que afirmó que “es imposible técnicamente”.

“En ese marco nos sentimos totalmente presionados. Es horrible que provincias hermanas te lleven a tomar decisiones en el marco de una amenaza. Lo vivimos como un apriete y me dolió como ciudadana argentina”, reconoció la ministra.

Antes de concluir, indicó que la Provincia está a la espera de una reunión entre el presidente Mauricio Macri y el gobernador Alberto Rodríguez Saá. “Seguimos en una lucha constante y permanente por el pago de la deuda. Esto no es caprichoso, porque hay una sentencia”, concluyó.