SE PROFUNDIZA LA GRIETA EN LA ALIANZA AVANZAR CAMBIEMOS Y LAS DISIDENCIAS YA NO SE DISIMULAN

29.12.2017 16:52

Ya nada es como era entonces. Tras la derrota de octubre se abrieron grandes fisuras dentro del Frente Avanzar Cambiemos por San Luis, a punto tal que, pese al esfuerzo por mantener bajo silencio la áspera atmósfera interna, las tensiones ya no se pueden disimular.

Para algunos integrantes de la alianza opositora disgustados por los magros resultados de las elecciones generales, los padres de la derrota tienen  nombres y apellidos puntuales: Claudio Poggi y José Ricardo.

Las relaciones son tensas.

Por ejemplo, a nadie escapa que ya aparecieron nombres que quieren coparle a Poggi sus aspiraciones para llegar a la gobernación en 2019. “Claudio es un fracasado. Ya demostró su ineptitud, ni siquiera cuenta con el respaldo nacional. Dejó de ser el delfín preferido de Macri quien se siente profundamente decepcionado con él”, deslizó un encumbrado integrante de la coalición opositora.

La gente del PRO, por caso, no le perdona a Poggi el papelón que le hicieron pasar al presidente de la nación quien vino a San Luis a un breve y desabrido acto en la ciudad de La Punta para bendecir lo que se calculaba como un triunfo arrollador en ciernes y terminó siendo una aplastante derrota, un descalabro, incluso en esa comuna manejada por el poggismo.

Para colmo de males, lo macristas no olvidan ni logran sacarse de encima la espinosa ofensa de aquella jornada en La Punta cuando luego de ese acotado y frío evento presidencial, Mauricio Macri prefirió degustar una parrillada a solas con su candidato estrella, Claudiio Poggi, mientras que los dirigentes del PRO que trabajaron desde la primera hora en la carrera política de su líder terminaron comiendo una modesta picada en el shoping de la ciudad de San Luis. Esa bronca tampoco se les ha borrado…ni olvidarán de por vida.  

El resentimiento es tan grande en el macrismo sanluiseño que le imputan a Riccardo ser el autor de la maniobra que los sacó de los puestos expectantes en las grillas de candidatos en la Capital y en localidades del interior. Más aún, aunque nunca lo digan públicamente, los del PRO admiten en voz baja que Riccardo perjudicó de igual manera tanto a ellos como a la escuadra  seguidora de Jorge “Pupa”Agúndez a la hora de diseñar las listas de candidatos. En definitiva, en  el marco de los sentimientos encontrados dentro de ese frente político, para algunos no hay perdón para el ex rector universitario.

Otro caso explícito es el caso del destacado dirigente radical norteño, Miguel Postiguillo, intendente de Santa Rosa del Conlara, famoso por su sinceridad frontal. “Mi relación con la conducción de mi partido, la Unión Cívica Radical, no es buena. No me siento ni contenido ni bien tratado. Y si a algunos no les gusta lo que digo es un problema de ellos. No me importa, digo lo que siento”, aseveró Postiguillo en el programa CRONICA DEL DIA, por Radio del Plata San Luis, hacia una semana.

El propio ministro de Gobierno, Eduardo Mones Ruiz, un día después en ese mismo programa radial hizo un reconocimiento a la fuerte personalidad política del intendente radical de Santa Rosa.

Asoman los candidatos.

La aparición de candidatos a la gobernación desde la oposición para desplazar a Claudio Poggi de ese objetivo es notoria y los protagonistas de esa de esa decisión lo dan a conocer. No tienen  miedo de manifestarlo a cielo abierto.

En el caso del PRO, Bartolomé Abdala es uno de ellos. Allegados a su entorno político cuentan sin rodeos que va por la gobernación, sin titubeos. “Bartolo se largó hacia la carrera gubernamental, la decisión está tomada”, comentan con entusiasmo.

Consideran que tanto Abdala como otros dirigentes provinciales están en mejores condiciones de ser candidatos a esa ansiada meta, con superior aptitud que la demostrada por Claudio Poggi. “Claudio ya fue. Ya fracasó, ahora le toca a otros intentarlo”, definen con soltura y seguridad.