PONCE RECIBIÓ APORTES NACIONALES PARA CENTROS DE INTEGRACIÓN COMUNITARIA

27.12.2012 09:49

 

El intendente municipal Enrique Ponce, recibió el miércoles de manos de la ministra de Desarrollo Social de la Nación, Alicia Kirchner, un aporte destinado al equipamiento del Centro de Integración Comunitario (C.I.C.), que permitirá en una primera etapa iniciar las acciones tendientes a poner en marcha servicios de atención primaria de la salud. El jefe comunal viajó a Buenos Aires acompañado por el secretario de Desarrollo Social, Carlos Jacomet, y participó de un acto junto con numerosos intendentes de todo el país.

 
En la oportunidad el intendente agradeció el aporte a la ministra, reconoció su “permanente acompañamiento” hacia la gestión municipal y le deseó un feliz año nuevo.
Se trata de un subsidio correspondiente a la compra del equipamiento (mobiliario para SUM, aulas, oficinas, equipamiento básico y flexible, equipos médicos, automóvil) del CIC ubicado en la 3° Rotonda, a partir de un proyecto que se presentó  ante el Ministerio de Desarrollo de la Nación por un monto de $268.986.-. 
 
En dichas instalaciones se prevén actividades socio-comunitarias, educativas, artísticas y de atención primaria de la salud, inherentes al área de influencia del CIC. 
Los Centros Integradores Comunitarios (CICs) son edificios de uso comunitario, pensados para facilitar la integración de políticas de Atención Primaria de la Salud y Desarrollo Social, favorecer la participación y la organización social.
 
“El objetivo principal de los CICs es mejorar la calidad de vida de las distintas comunidades y promover el desarrollo local de las regiones a partir de actividades y acciones generadas en procesos de participación comunitaria”, expresó Pamela Parra, directora de Abordaje Integral-Territorial y CICs.
 
¿Qué actividades se pueden desarrollar desde el CIC?
 
Generar espacios de integración de las instituciones y organizaciones comunitarias que favorezcan el trabajo en red. También atención Primaria de la Salud: atención de demanda espontánea, campañas de vacunación, atención médica en consultorio, talleres de educación sexual y reproductiva,  de cuidado materno infantil, campañas médicas en los barrios y zonas aledañas al CIC, atención y prevención odontológica,  etc. Implementación de Planes, Programas y Proyectos nacionales, provinciales y municipales. Actividades de promoción y difusión de los derechos de niños, niñas y adolescentes, pueblos originarios, personas con discapacidad, mujeres. Talleres de capacitación y de educación no formal: apoyo escolar, centros informáticos, artes, oficios y proyectos productivos, entre otros. Eventos, jornadas y celebraciones populares. Encuentros y charlas informativas. Actividades deportivas, culturales y recreativas. 
 
La funcionaria agregó que el CIC que se propone refuncionalizar se encuentra apartado del eje central de la ciudad, lo que deja a sus habitantes aislados de la mayoría de las posibilidades deportivas, culturales, de educación no formal y prevención/promoción de la salud”.
 
Explicó que nuestra ciudad tiene la particularidad de concentrar este tipo de actividades en el microcentro, fundamentalmente privados y rentados, por lo que el traslado de los vecinos, el costo de los talleres, cursos y transporte deja a una franja de la población fuera de un sistema diseñado sólo para un sector minoritario.
 
La cantidad de viviendas y barrios que rodean el CIC se verían beneficiados con el funcionamiento del lugar, que atienda específicamente las necesidades de sus habitantes. 
“Considerando nuestra experiencia de trabajo institucional y la consulta a instituciones, niños, jóvenes y adultos significativos, creemos que San Luis se encuentra en una coyuntura decisiva. Resulta urgente realizar un trabajo conjunto y coordinado en todas las áreas para enfrentar integralmente el problema de vulnerabilidad”, indicó. 
 
Esta zona de la ciudad ha sido elegida y considerada como un ecosistema único e irrepetible, con una identidad particular y diferenciada de cualquier otro sector. Por lo que será evaluada no desde una globalidad de acciones posibles, sino respetando y haciendo hincapié en lo que cada grupo entiende como necesidad y realización. 
 
“Las líneas de intervención y acción se propone contribuir a la promoción de un desarrollo humano más pleno a partir de la detección de problemáticas psicosociales de alta incidencia en la actualidad y de la planificación de estrategias pertinentes para disminuir el estado de vulnerabilidad. Se trabajará para generar la pertenencia e identidad de los vecinos en la zona elegida, desde un marco de garantías y proceso de conciencia de derechos civiles, políticos y sociales, donde las necesidades empiecen a entenderse como derechos, concluyó Parra.