EL MUNICIPIO DESMINTIÓ QUE FAVOREZCA A EMPRESA

24.01.2013 21:55

 

El secretario de Desarrollo Social, Salud, Cultura y Educación, Carlos Jacomet, negó enfáticamente que el Municipio esté favoreciendo en modo alguno a un taller metalúrgico ubicado en Ayacucho 1625, propiedad del señor Alberto Agustín Becerra, tal como se publicó en el Diario de la República en la edición de este miércoles.

El funcionario indicó que desde el 14 de noviembre de 2012 la Municipalidad se encuentra realizando gestiones que se encuentran documentadas administrativamente, habiendo alquilado el inmueble con fecha 21 de ese mes, y que comenzará a ejecutarse el 1 de febrero próximo.

“El objeto de esta gestión es elaborar y producir la señalización urbana, concretamente los nomencladores de las calles entre otros, cestos de residuos y juegos infantiles para la vía pública y ámbitos de esparcimiento. También bloques, adoquines y premoldeados de hormigón. Trabajos que se realizarán a través de cooperativas de trabajo, en el marco del Programa ‘Ingreso Social con Trabajo`, firmado entre la Municipalidad y el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, como parte de la política institucional de posibilitar el acceso a las fuentes de trabajo de los sectores más vulnerables de la sociedad”, indicó Jacomet.

Agregó que en este inmueble alquilado “también se realizarán talleres de capacitación de los cooperativistas que forman parte del citado programa”.

Con relación a la presencia de los camiones, tal como se denunció en la nota del matutino de Rodríguez Saá, el funcionario explicó que “en el propio contrato de locación figura que la Municipalidad debe hacerse cargo del hormigonado del piso, para adecuarlo a las condiciones de seguridad e higiene exigidos por las normas vigentes”.

 

En el mismo sentido, indicó que “esta inversión tampoco está a cargo del Municipio, sino que su costo es compensado por el dueño del local, mediante la entrega de insumos metálicos, chapas a trabajar, perfilerías para la construcción de puertas y ventanas y material de herrajes, todo lo cual se encuentra en existencia en el mismo taller”. 

 

Con relación a la nota, el titular de Desarrollo Social manifestó que “indudablemente estamos en presencia de un caso de clara falta de ética periodística, puesto que ante la sospecha de una irregularidad como la planteada, advirtiendo incluso la presencia de camiones municipales, lo menos que se debería haber realizado es una consulta ante las autoridades municipales”.

Advirtió finalmente que “no tenemos ninguna duda acerca de la intencionalidad política de este tipo de coberturas, que se repiten a diario, y que conllevan la pretensión de desprestigiar la gestión del Intendente Municipal”, concluyó.

Hace exactamente veinte días, a través de la propia Gacetilla de Prensa, se debió desmentir una información similar acerca de supuestos camiones municipales que trabajaban en un predio privado en Potrero de Los Funes. Tampoco esa vez el periodista se interesó por investigar el tema, consultando alguna fuente municipal. El título, aquél 3 de enero, fue premonitorio: “A pesar del Año Nuevo, sigue la vieja metodología de la injuria”.